Acoso a menores: aumentan los episodios virulentos y persistentes y gana terreno el ciberbullying por Whatsapp

Acoso escolar

Acoso escolar

@AhoraNoticiasEs

Los casos de acoso a menores continúan evolucionando hacia una mayor violencia y frecuencia, a la vez que el ciberbullying, especialmente vía Whatsapp, que sigue ganando terreno

Los casos de acoso a los menores continúan evolucionando hacia una mayor violencia y frecuencia. El ciberbullying supone el 24,7% de los casos totales de acoso escolar, siendo los insultos y las amenazas su forma más común, y el envío de WhatsApp a través del teléfono móvil es la forma más habitual de acoso.

El 53,2% de los afectados por acoso escolar en fueron varones y el 46,8% mujeres, con una media de edad de 10,9 años, aunque si nos centramos solo en el ciberbullying aumenta el porcentaje de chicas afectadas hasta el 65,6%, siendo la edad media de las chicas que lo sufren de 13,5 años. Las víctimas de acoso escolar en general comienzan a sufrirlo a los 9,8 años y 12,2 años en ciberbullying.

El estudio evidencia, por otro lado, que mientras la proporción de varones que acosan se mantiene, se ha reducido de forma significativa la proporción de mujeres acosadoras (de un 25,7% en 2016 a un 18,3% en 2017 en acoso escolar y de un 39% en 2016 a un 23% en 2017 en ciberbullying).

La actitud de padres y profesores: clave

Respecto a la actitud de los colegios y, más en concreto, del profesorado frente a los casos de acoso escolar, los afectados valoran mejor la actitud de los profesores que en años anteriores, ya que, aunque manifiestan que solo reaccionaron en el 51,6% de los casos, también afirman que lo hicieron con mayor contundencia.

El estudio evidencia, por otro lado, que los chicos y chicas que sufren acoso escolar y/o ciberbullying siguen resistiéndose a contar a sus padres o madres la situación que sufren. Una parte importante de las víctimas (el 37% de los que sufren acoso escolar y el 25% de los que padecen ciberbullying) no se lo cuenta a sus padres, lo cual no refleja cambios significativos con respecto a los informes previos.

Los acosados encaran la situación cada vez más

El estudio ha revelado, por otra parte, que siguen aumentando los casos en los que el menor acosado se enfrenta a sus agresores, ya que los que decidieron dar este paso -en lo que al acoso escolar se refiere- pasaron del 51,1% en 2016 al 54,5% en 2017. En lo que respecta al ciberbullying, sin embargo, la proporción de redujo desde el 66,7% de 2018 al 61,7% en 2017.

Por otra parte, es de especial relevancia -y gravedad- el hecho de que alrededor del 90% de las víctimas de bullying presenta problemas psicológicos derivados del acoso que sufren, entre los que destacan ansiedad, síntomas depresivos y miedo permanente.

Se trata del tercer estudio sobre acoso escolar que es el único que se realiza en España tomando como base las afirmaciones y sentimientos de los chicos y chicas que lo sufren. Para esta ocasión está basado en las 36.616 llamadas recibidas en el teléfono ANAR relacionadas con el bullying y en los datos recogidos de los 590 casos contrastados y gestionados.

Este trabajo de campo revela que la frecuencia y la intensidad del acoso fue aumentando con el paso del tiempo en casi la mitad de los casos atendidos (49,2% del total), mientras que en años anteriores esto había sucedido en el 43,1% de los casos y en 2015 en el 35,1%. En 2017 el 13% de las víctimas de los casos atendidos tuvo que cambiar de centro educativo debido al acoso escolar que sufrían, un porcentaje que duplica el de 2016.

No hay cambios, sin embargo, en el hecho (siempre grave por los efectos que causa y puede causar en el futuro en el desarrollo del menor, incluso en su edad adulta) de que el acoso escolar y el ciberbullying más habitual suele superar, de media, el año de duración y se sufre de forma casi diaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.