Andalucía ha suprimido en los dos últimos años 1.000 unidades en la escuela pública

colegio Andalucía

colegio Andalucía

Los sindicatos exigen a la Junta de Andalucía, junto con las comunidades educativas y el profesorado en particular, «el mantenimiento del actual número de unidades y plantilla del sistema educativo andaluz«.

Este curso la Consejería ha suprimido en la comunidad autónoma de Andalucía más de 400 unidades netas en Educación Infantil y Primaria. «Con esta decisión la Consejería demuestra su deficitaria apuesta por el fortalecimiento de la red pública educativa, por la igualdad de oportunidades, por la defensa de los intereses educativos de las familias y el profesorado» aseguran los sindicatos.

Escolarización-Supresiones: Sólo en los dos últimos años se han suprimido casi 1000 unidades en la escuela pública, con agresiones constantes a las escuelas rurales, vitales para la cohesión territorial y la contención de la despoblación. Para USTEA, «Cuando se cierra una escuela de primaria o un Semi-D se apaga el pueblo».

El Decreto de Escolarización de esta Consejería sacó a la calle a toda la comunidad educativa y motivó una huelga del profesorado, apoyada por la totalidad de los sindicatos y por todos los sectores de la comunidad educativa. «Asistimos con preocupación al nuevo proceso de escolarización, que por los datos que vamos conociendo, nos hace temer un nuevo hachazo a la red pública. No se pueden suprimir unidades mientras se incumple la ratio máxima en cientos o miles de casos. Desde USTEA solicitamos datos concretos sobre el número de unidades suprimidas para el curso 21/22».

Para USTEA hay otras preocupaciones en la Educación en Andalucía que han expuesto en reiteradas ocasiones a la consejería:

  •  Estamos asistiendo al más absoluto abandono, la atención a la diversidad sigue siendo la asignatura pendiente de nuestro sistema educativo, del alumnado con necesidades educativas especiales, considerando al Personal Técnico de Integración Social (PTIS) e Intérpretes de Lengua de signos como servicios complementarios y no como esenciales. Asimismo hay que dotar de mayor efectivos y carga horaria diaria a la orientación escolar, los PT y AL.
  • Obsolescencia de la infraestructura educativa. Las pandemia ha puesto de relieve las graves deficiencias en materia de condiciones ambientales, pero esta situación ni es la única ni es coyuntural, sino una problemática estructural que ya se padecía antes del covid-19El 95% de los edificios educativos están obsoletos también en mantenimiento, instalación eléctrica, etc… después de décadas sin inversiones en ellos. Es urgentísimo un plan de inversiones en infraestructura educativa que propicie la renovación y el mantenimiento de los edificios escolares. La mayor parte de ellos no cumplirían siquiera con la actual normativa de edificabilidad. No obtendrían siquiera una licencia de apertura.
  • Empezamos la negociación de la nueva Circular de Permisos y Licencias con la Consejería de Educación durante el anterior gobierno del PSOE, ha continuado con el actual gobierno. La pregunta es obvia: ¿Cuándo la veremos publicada en BOJA? El DG de RR.HH se comprometió a que entrará en vigor como muy tarde el próximo curso. También le conminamos a la regulación del llamado “año sabático”, cuestión ya desde largo tiempo demandada y demorada.
  • Necesidad de que el aumento coyuntural de las plantillas por los refuerzos COVID, que ya USTEA consideró muy por debajo de los necesarios, pasen a tener un carácter estructural y orgánico. Se nos contestó que desconocen el presupuesto con el que la Consejerería podrá contar en el próximo curso, así como que la decisión final al respecto de los refuerzos educativos dependerá de la evolución de la pandemia y del escenario sanitario durante el próximo curso, y se les recordó que esos refuerzos estaban destinados a cumplir la ratio legal tan solo hasta 2º curso de ESO, por lo que, independientemente de la situación sanitaria, la administración tiene que cumplir la legalidad en todas las etapas. 
  • También les planteamos la necesidad del reconocimiento de las tutorías originadas como consecuencia de los desdobles. La Consejería estima que el objetivo de los refuerzos no era necesariamente los desdobles, que cada Centro ha organizado con total autonomía, pero que lo estudiarían aunque no lo tienen contemplado. Reconocen que la idea de estos “apoyos COVID” nunca ha sido crear nuevas unidades.