Te contamos las medidas que se van a poner en marcha para luchar contra la contaminación lumínica en Andalucía

Te contamos las medidas que se van a poner en marcha para luchar contra la contaminación lumínica en Andalucía

Andalucía ha iniciado los trámites para la elaboración del proyecto de decreto por el que se aprobará el Reglamento para la Protección frente a la Contaminación Lumínica en Andalucía, una medida dirigida a regular la protección del cielo nocturno. La buena calidad del cielo nocturno de la que goza Andalucía es un patrimonio natural que otorga un valor añadido a la diversidad biológica y geológica de la región.

El Gobierno andaluz considera que el diseño y gestión del alumbrado exterior con criterios de sostenibilidad reducirán el gasto energético en las ciudades y la emisión de contaminantes a la atmósfera, al tiempo que disminuirán el impacto sobre la observación del cielo, sobre los ecosistemas y también sobre la salud de las personas.

Esa buena calidad del cielo nocturno de la que goza la comunidad se refleja en el dato de que el 82% del territorio dispone de cielos con oscuridad suficiente para observar la Vía Láctea y ello implica que el 17% de la población andaluza puede hacerlo sin salir de su municipio. Sin embargo, esta situación se encuentra amenazada por la contaminación lumínica como consecuencia de la utilización de instalaciones de alumbrado exterior que no cuentan con criterios de sostenibilidad.

El reglamento en el que ya ha empezado a trabajar la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible pretende prevenir, minimizar y corregir los efectos de la luz artificial hacia el cielo nocturno, preservar las condiciones naturales de oscuridad en beneficio de los ecosistemas, promover el uso eficiente del alumbrado y reducir la intrusión lumínica en zonas distintas a las que se pretende iluminar, especialmente en entornos naturales y en el interior de edificios residenciales. Además, se busca salvaguardar la calidad del cielo, facilitar la visión del mismo y también contribuir a la lucha contra el cambio climático en la comunidad autónoma, como una medida más de la Revolución Verde.

Este reglamento viene a atender también una petición histórica realizada desde hace casi 20 años por los distintos observatorios astronómicos ubicados en Andalucía, especialmente por los de Calar Alto y Sierra Nevada, ambos de carácter internacional y de un elevado nivel científico. La medida protegerá y facilitará el trabajo de los observatorios, que serán declarados como puntos de referencia, ya que se definirán las zonas de máxima afección en torno a los mismos y se establecerán condiciones específicas de iluminación.

La Junta de Andalucía también persigue conseguir un mayor ahorro energético en toda la comunidad autónoma, que será especialmente significativo para la reducción de gastos de los ayuntamientos, así como evitar los efectos nocivos de la contaminación lumínica, sobre todo de la luz azul, que resulta ser la más dañina para las personas y otros seres vivos. Este tipo de iluminación sin criterios de sostenibilidad causa daños a los ecosistemas provocando alteraciones en los ciclos vitales y en los comportamientos de especies animales y vegetales y también puede afectar a la salud de los ciudadanos.

Creación de empleo verde cualificado

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible considera que esta iniciativa también contribuirá a la reactivación económica de Andalucía y de sus empresas, ya que impulsará la creación de empleo verde cualificado asociado al cada vez más demandado turismo de estrellas, y favorecerá a las empresas de consultoría ambiental y a aquellas otras centradas en la innovación e investigación vinculadas al desarrollo instrumental y de tecnologías de iluminación sostenibles.

En este sentido, destaca que el incipiente desarrollo del turismo astronómico está permitiendo incrementar la oferta de ocio durante todo el año, ya que cada vez son más las actividades vinculadas a la observación del cielo nocturno, lo que está favoreciendo el incremento de pernoctas en Andalucía durante los meses de primavera y verano, especialmente en Sierra Nevada fuera de la temporada de esquí.

ARTÍCULOS PROMOCIONADOS