Atención: Estas personas no están obligadas a presentar la declaración de la Renta 2020

Atención: Estas personas no están obligadas a presentar la declaración de la Renta 2020

La AEAT explica en un manual los casos en los que no es necesario presentar la declaración de la RENTA

El manual de la Renta de este año que publica Agencia Tributaria recoge los supuestos en los que no es necesario hacer la declaración, bien sea por su nivel de ingresos como por la naturaleza de las rentas.

Estos son:

En primer lugar, destacan aquellas personas cuyas rentas proceden exclusivamente de los rendimientos del trabajo. Estos son, los salarios, las pensiones y resto de haberes pasivos, así como las rentas procedentes del extranjero o las anualidad por alimentos no exentas que teniendo un único pagador sus ingresos son de menos de 22.000 euros anuales. Lo mismo sucederá para las personas pensionistas «cuyos únicos rendimientos del trabajo consistan en las prestaciones pasivas a que se refiere el artículo 17.2.a) de la Ley del IRPF procedentes de dos o más pagadores».

Si tienes dos o más pagadores y no sumando a partir del segundo más de 1.500 euros anuales, no lleguen a esos 22.000 euros.

Los contribuyentes que teniendo dos o más pagadores de los cuales a partir del segundo han recibido más de 1.500 euros, no tendrán que presentar la declaración si tienen ingresos por debajo de 14.000 euros. Este límite es también aplicable para las personas que reciban anualidades por alimentos no exentas, los contribuyentes cuyo pagador no esté obligado a retener o lo haga por un tipo de retención fijo.

En segundo lugar, las personas que perciban exclusivamente rendimientos del capital mobiliario y ganancias patrimoniales sometidos a retención o ingreso a cuenta, no deberán declarar siempre que no superen los 1.600 euros anuales. Aquí entran los premios en sorteos o concursos, dividendos de acciones, intereses de cuentas y depósitos o valores de renta fija.

Los contribuyentes cuyas rentas proceden exclusivamente de rentas mobiliarias imputadas no tienen la obligación de declarar si estas no son superiores a 1.000 euros anuales. En este apartado se incluyen los rendimientos íntegros del capital mobiliario no sujetos a retención derivados de Letras del Tesoro, las subvenciones para la adquisición de viviendas de protección oficial o de precio tasado y las ganancias patrimoniales derivadas de ayudas públicas.

En tercer lugar, aquellos contribuyentes con rendimientos íntegros del trabajo, del capital mobiliario, del capital inmobiliario, de actividades económicas y ganancias patrimoniales que, sometidos o no a retención, no superen unas rentas anuales de 1.000 euros y pérdidas patrimoniales de cuantía inferior a 500 euros.

ARTÍCULOS PROMOCIONADOS