CCOO acusa a la Junta de Andalucía de recortar en un 50% las políticas de protección de las mujeres

“La aceptación de los discursos misóginos de la extrema derecha por parte del Gobierno andaluz está generando miedo en las mujeres y rearmando a los asesinos y agresores” asegura el sindicato. De las 12 víctimas mortales por violencia de género en 2019, sólo 2 habían denunciado.

Noticias Andalucía

  • El sindicato acusa a la Junta de “tener las manos manchadas con la sangre de las mujeres andaluzas, por su política de mirar para otro lado y asumir el discurso misógino de la ultraderecha”
  • Además, hacen un llamamiento a las empresas para que hagan uso de las medidas laborales para propiciar que las mujeres obtengan independencia económica para salir de la violencia; así como poner en marcha los planes de igualdad y protocolos de acoso, como obliga la ley

CCOO ha presentado su informe anual sobre mujeres víctimas de la violencia de género que pone en evidencia que la violencia machista, lejos de retroceder, sigue avanzando en España y en Andalucía. Esta vuelve a ser la primera comunidad en mujeres asesinadas, con 12 víctimas en lo que va de año. Mientras las mujeres asesinadas aumentan, las denuncias descienden, y de las 12 víctimas, solo 2 habían denunciado previamente; algo que junto al dato de que 8 de cada 10 denuncias proceden de atestados policiales, indica que las mujeres tienen miedo y los asesinos y agresores se rearman.

La secretaria de la Mujer de CCOO-A, Yolanda Carrasco Tenorio, ha sido contundente: “si la Junta no se sobrepone a la agenda misógina de la extrema derecha, tendrá las manos manchadas de la sangre de las mujeres andaluzas”. Para el sindicato, resulta “incomprensible” que el Gobierno andaluz reduzca las partidas presupuestarias para políticas de protección a las víctimas un 50 %, para políticas de igualdad un 31 %; y un 29 % las órdenes de protección han sido denegadas, cuando “se está queriendo colar por violencia intrafamiliar lo que es un drama social: este cambio no es inocente, busca ocultar las cifras para así evitar que se dispongan medidas específicas y eficaces para luchar contra esta lacra”.

Carrasco Tenorio ha afirmado que “las mujeres víctimas de violencia de género necesitan de una red de protección que les ayude a salir de esa situación”. Ha reclamado al empresariado que favorezca y asuma su parte de responsabilidad y adopten una postura clara en favor de las víctimas: “queremos que las empresas implanten planes de igualdad y protocolos de acoso; y fomenten la contratación indefinida entre las víctimas”.

CCOO acusa a la Junta de  Andalucía de recortar en un 50% las políticas de protección de las mujeres. Las secretarias de la Mujer de CCOO-A, Yolanda Carrasco (izq); y de CCOO Sevilla, Eva Martínez (dcha).
Las secretarias de la Mujer de CCOO-A, Yolanda Carrasco (izq); y de CCOO Sevilla, Eva Martínez (dcha).

El sindicato ha argumentado esta afirmación con datos: de los 231 contratos bonificados que se han hecho en 2019, el 82% son temporales y de ellos el 65% parciales. Además, la mayoría son, según explica la secretaria de la Mujer, de una cualificación inferior a la que poseen las mujeres. Igualmente, solo se han hecho 24 contratos de sustitución.

Por su parte, la secretaria de la Mujer de Sevilla, Eva Martínez Cabana, ha presentado el informe junto a su homóloga en Andalucía y ha aportado datos de Sevilla, provincia donde se ha registrado el 17’1% del total de las víctimas de la comunidad autónoma. CCOO ha animado a sumarse a las acciones y movilizaciones previstas con motivo del 25N en toda Andalucía.

Código Penal

Coincidiendo con el inicio del juicio a ‘La Manada’ por los delitos de Pozoblanco (Córdoba), CCOO ha pedido una reforma del Código Penal con enfoque de género para que no se repitan sentencias como la de Navarra o la de Manresa, de manera que cuando no haya consentimiento se considere violación y el estado de inconsciencia de la víctima sea un agravante y no un eximente. Asimismo, el sindicato ha reclamado que se incluyan en el Código Penal los delitos de ciberacoso ya que, en la actualidad, no están tipificados.