CODAPA exige a la Junta de Andalucía más información y más medidas sanitarias en los centros

Colegio público

Colegio público

La Confederación andaluza de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado por la Educación Pública (CODAPA) reitera su apuesta por un modelo presencial como el único que garantiza un acceso equitativo a la educación, «pero no a cualquier precio». Ante el incremento de positivos por coronavirus registrado desde el final de las vacaciones navideñas, con su impacto también en las aulas, la Confederación exige a la Junta una reacción para responder con certidumbre a las familias.

La vuelta a clase de enero ha estado marcada por el aumento de positivos, el impacto de la cepa británica y las nuevas restricciones para frenar la pandemia, medidas que han provocado que muchas familias se cuestionen la seguridad de los centros educativos. Aunque los datos actualizados de la Junta apuntan que más de 94 % de los colegios e institutos andaluces están libres de coronavirus, CODAPA demanda más transparencia en la información para desterrar temores en las madres y padres. La Confederación reclama también diálogo con las consejerías de Educación y de Salud con el objetivo de poder responder con datos a las preocupaciones de las familias.  

Desde que se retomaron las clases y la tercera ola de coronavirus mostró una tendencia ascendente en el número de contagios, CODAPA ha recibido consultas para saber si las aulas siguen siendo seguras, pero también peticiones de AMPA de diferentes puntos andaluces para reclamar el cierre temporal de algunos centros educativos. Las dos reacciones responden a la falta de información suficiente, al aumento de la desconfianza ante los datos y a la sensación de abandono de las administraciones que se ha extendido entre las familias. 

Aunque en líneas generales la Confederación mantiene la idoneidad de la educación presencial, también pide a las autoridades que analicen las posibles ventajas de cerrar temporalmente determinados centros educativos para reducir tanto los contactos como la movilidad. “Somos conscientes de que toda norma puede tener una excepción y, aunque el único modelo que garantiza la equidad es el presencial, recordamos que situaciones tan inusuales como una pandemia pueden requerir respuestas también excepcionales”, explica la presidenta de la CODAPA, Leticia Vázquez.

CODAPA pide que se escuche a los consejos escolares municipales como vía para adecuar las medidas a cada centro, a cada municipio, y lograr así que la continuidad de las clases presenciales o un hipotético y temporal cierre de los centros educativos responda a la situación real de cada entorno. En el caso de que las autoridades sanitarias desaconsejen la presencialidad, la Confederación exige que se garantice la educación a distancia para todo el alumnado, con especial énfasis en el que más lo necesita.

Además, y después de la apertura de los primeros expedientes por absentismo escolar, Codapa exige a la Junta que no criminalice a las familias y que sustituya las amenazas por la información necesaria para aportar tranquilidad y por alternativas para las madres y padres que no pueden llevar a sus hijos y sus hijas a clase. En esa misma línea, y para reforzar la idea de que las aulas son espacios seguros, la Confederación reclama inversiones que garanticen el confort térmico en los centros educativos, que se refuercen los protocolos de seguridad sanitaria y que se invierta en mejorar las instalaciones educativas. También que la Junta trabaje para reducir las ratios de alumnado por aula, que agilice las sustituciones de los docentes de baja, refuerce la formación que reciben el profesorado y las familias para afrontar la educación a distancia y atienda a las necesidades familiares en conciliación, tecnología y capacidad de decisión.