¿Cuáles son las claves para elegir una formación adecuada a tu perfil profesional? Te ayudamos

¿Cuáles son las claves para elegir una formación adecuada a tu perfil profesional? Te ayudamos

Ha llegado mayo y el panorama del sector de la formación marca dos meses decisivos de actividad antes del periodo estival. Centros de formación aprovecharán las últimas semanas de la primavera para dar difusión y sacar adelante su oferta formativa.

¿Cuáles son las claves para elegir una formación adecuada a mi perfil profesional y no perdernos entre tanta oferta?

Ninguna elección es mala o buena de por sí, pero es necesario tener clara la intención y la finalidad para tomar la mejor decisión. Veamos algunos de los motivos fundamentales que nos llevan a buscar formación:

1.Formación inicial o preparatoria

Seamos profesionales Junior o Senior podemos encontrarnos con la necesidad de adquirir formación inicial o preparatoria para abordar por primera vez cualquier tipo de desempeño profesional. Un ejemplo podría ser el caso de un mozo de almacén con la necesidad de aprender a manejar una carretilla elevadora.

2. Reciclaje o mejora de competencias

La formación continua a lo largo de la vida se ha convertido en el pilar indispensable de la adaptabilidad. Cualquier conocimiento o forma de trabajo puede quedar obsoleto en poco tiempo y la anticipación formativa se convierte en un instrumento decisivo para la mejora constante.

3. Actualización

Los profesionales TIC conocen bien la necesidad de actualizarse en las diferentes herramientas y software del mercado para el desarrollo de su trabajo, pero en la mayoría de las profesiones surgen momentos dónde los continuos cambios hacen necesario actualizarse en normativas, manejo de herramientas, o incluso en nuevos métodos de trabajo.

4. Especialización

Se trata de la necesidad o la inquietud de profundizar en una de las áreas profesionales de nuestra profesión, suelen ser formaciones más largas y completas ya que tienen una misión y un desarrollo amplio de competencias técnico-profesionales. El ejemplo más extendido y conocido sería un Máster.

5. Polivalencia

En muchos casos el profesional puede buscar hacerse más polivalente completando su perfil con nuevas áreas de desarrollo profesional (controlar la contabilidad, realizar el cobro en caja, atender al público, etc.), haciéndose más atractivo y solvente para su empresa u organización.

6. La Activación o Entrenamiento Cognitivo

También podemos recurrir a la formación buscando otros tipos de beneficios colaterales como la generación de nuevas ideas o la posibilidad de promover procesos creativos.

Una vez que conocemos el sentido y la finalidad de por qué y para qué quiero formarme, trataremos de escoger un buen curso que se adapte a mis necesidades y me proporcione unas garantías. Pero ¿en qué elementos me tengo que fijar para saber qué se trata de un buen curso?

Algunos de los principales aspectos que marcan la calidad mínima son los siguientes:

1. El formador o tutor debería ser un/a experto/a en la materia, con la habilitación, la experiencia y la capacidad docente necesaria.

2. El contenido debe estar revisado, actualizado y debe responder a la materia en cuestión.

3. El centro de formación debe estar acreditado para la impartición de la especialidad y dotado de los recursos requeridos para ello. Se valora especialmente la certificación oficial, pero también la formación reconocida por centros de prestigio o valor en el mercado de trabajo.

4. Finalizada la acción formativa el alumno deberá obtener una certificación oficial o acreditativa de la formación recibida, resaltándose cuando sea el caso la consecución de la aptitud. Se valora la existencia de algún tipo de evaluación, instrumento o prueba que deje constancia y evidencia de la misma.

5. De vital importancia será la modalidad que escojamos, presencial o e-learning, ya que cada una nos aporta prestaciones y beneficios diferentes. Según el momento y nuestra situación nos vendrá mejor una u otra.

6. Prestaremos especial atención a la metodología de impartición y a las formas de promover nuestro aprendizaje. Serán aspectos de valor: el aprendizaje cooperativo con más personas, el uso de recursos audiovisuales, la inclusión de formas atractivas y amenas de presentar el contenido, el lenguaje motivacional o el seguimiento formativo por parte del/la formador/a.

7. Verificaremos que se promueve la participación, la actividad y la aplicación práctica de lo aprendido, adquiriendo enorme valor cuando se produce en contextos reales o simulados.

8. Validaremos si la duración de la formación tiene una coherencia respecto a los objetivos y expectativas que tenemos, y los aprendizajes que deseamos.

Ya sea en busca de un salto cualitativo en tu carrera profesional, diferenciarte o crecer profesionalmente; adquirir nuevos conocimientos y competencias técnicas podrán ayudarte en tu trayectoria, pero sobre todo te ayudarán a mantenerte activo y refrescarán las competencias profesionales. Recuerda que existen multitud de cursos gratuitos de los que puedes aprovecharte.

Buena formación!

ARTÍCULOS PROMOCIONADOS