De turismo por Andalucía… Nos adentramos en la Granada más emblemática

Albaicín de Granada. Qué ver en Granada

Qué ver en Granada

@AhoraNoticiasEs

Paséate por los barrios más tradicionales de Granada: El Realejo, el Centro y el Albaicín. Descubre su historia, sus rincones y dónde comer.

Adéntrate en El Realejo-San Matías. Disfruta de la cultura y la gastronomía granadina.

Popularmente abreviado como El Realejo, es un barrio de Granada originado durante la época musulmana. El nombre proviene de la etapa de la reconquista, cuando los Reyes Católicos se quedaron las propiedades de la familia real nazarí. Los judíos estaban obligados a vivir en él y por entonces era conocido como Gharnata Al-Yahud (o Granada de los judíos).

El Realejo cuenta con dos zonas muy contrastadas donde pasear. Por un lado, puedes perderte por las laderas de las colinas Sabica y Mauror, un precioso laberinto de callejuelas con el típico suelo empedrado granadino. Esta parte es prácticamente residencial y muy tranquila, perfecta para perderse y desconectar un rato de los sitios con mayor afluencia.

Muy cerca, hay un mirador con vistas a todo el Albaicín, el Mirador de la Churra, uno de los más desconocidos e impresionantes de Granada.

Por otro lado hay una zona llana, donde antiguamente se ubicaba la judería, comprendida entre la Iglesia de Santo Domingo, con la estatua de Fray Luis de Granada en el centro de la plaza, y la Plaza del Padre Suárez. En esta parte también se encuentra el corazón del barrio, Campo del Príncipe, un lugar muy concurrido donde antiguamente se celebraban justas y celebraciones religiosas.

Actualmente, El Realejo es un gran referente cultural para Granada. Aquí, entre otros, encontrarás sitios de interés como el Teatro Alhambra, el Palacio de los Condes de Gabia o el museo la Casa de los Tiros, en la famosa calle Pavaneras, donde tiempo atrás muchos artesanos judíos tenían sus talleres y comercios.

Además, si te apetece un forma distinta de aprender sobre la historia del barrio, hay buena oferta de recorridos en segway.

¡Y no olvides tu estómago! El barrio también es conocido por su gastronomía. Bares y restaurantes como Los Diamantes, el Asador de Castilla o la Alacena de las Monjassaciarán el apetito más voraz.

Descubre Centro-Sagrario y la impresionante Catedral de Granada.

Centro-Sagrario o El Centro fue y sigue siendo el auténtico corazón de Granada. En los siglos VIII y IX el comercio fue uno de los puntos fuertes de esta zona. Hoy en día, el comercio sigue siendo uno de sus emblemas. Un barrio que, además, conserva valor histórico en cada uno de sus rincones, convirtiéndolo en uno de los más antiguos de la ciudad.

El imprescindible del Centro es la Catedral de la Anunciación. El templo se construyó por orden de los Reyes Católicos sobre la Mezquita Mayor, y se considera la obra cumbre del Renacimiento español. Una vez dentro, no olvides echarle un ojo a la Capilla de San Miguel y a la Capilla Mayor.

En este barrio podrás disfrutar tomando el sol en plazas llenas de historia. Empieza por Plaza Nueva, la plaza más antigua de Granada. A su alrededor, hallarás edificios históricos como la Chancillería o la Casa de los Pisa. La plaza sigue siendo muy concurrida y un lugar perfecto para comer o tomar algo en una terraza mientras tomas el sol.

Más sitios dónde relajarse y disfrutar de la historia granadina: la Plaza de la Trinidad, situada en pleno centro comercial y la Plaza Bib-rambla, la más popular de la ciudad.

Albaicín, el antiguo barrio árabe y las mejores vistas de la Alhambra.

Acabas de llegar al barrio más antiguo de Granada, el Albaicín. No solo es uno de los más populares, también fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1994.

La entrada se da tradicionalmente por la Puerta de Elvira, la antigua entrada a la ciudad durante la época de la taifa zirí.

Todas las calles mantienen intacto el empedrado del suelo. Son estrechas, encantadoras y se puede oler a jazmín cuando las recorres. Igual que en El Realejo, el barrio está envuelto de preciosos cármenes por donde rebosa el verde de la vegetación.

Antes de seguir subiendo, no olvides pasar por la Alcaicería, el mercado árabe donde puedes encontrar souvenirs y artesanía granadina.

Y no te vayas de Granada sin darte una vuelta por la Carrera del Darro y llegar hasta el Paseo de los Tristes, a los pies de la Alhambra. El paseo suele estar animado por la música callejera y está lleno de terrazas donde saciar el hambre. Aprovecha y pásate por la Casa del Chapiz, una construcción de origen árabe formada por dos casas moriscas unidas entre sí. Una estructura que mezcla elementos cristianos y árabes de una forma asombrosa.

Conoce la Granada más animada en la Plaza Larga, un sitio insignia en la parte alta del Albaicín. Aquí corre el buen ambiente callejero. Relájate y tapea en sus bares, como el famoso La Porrona.

Ahora sí, el lugar más emblemático de la ciudad: el Mirador de San Nicolás. Desde aquí puede disfrutar de las mejores vistas a la Alhambra, junto a unos atardeceres que te dejarán con la boca abierta. Después de sacar fotos y maravillarte con la panorámica, puedes comer algo en los diferentes restaurantes de al lado. Uno de los más famosos y con vistas a la Alhambra: El Huerto de Juan Ranas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.