Efectos del coronavirus en el empleo: el absentismo laboral en Andalucía sube al 7,2%

Desempleo y paro en Andalucía

Desempleo y paro en Andalucía

La pandemia del coronavirus en Andalucía sigue dificultando, por sus rebrotes, cualquier análisis y previsiones sobre escenarios y modelos de gestión en las organizaciones. Pero algunos datos son claros ya: en el segundo trimestre de 2020, la pandemia ha provocado que la tasa de absentismo en España se multiplique por cuatro alcanzando el 23,7%, un máximo histórico.

La tasa de absentismo laboral en Andalucía sube al 7,2% durante el segundo trimestre de 2020, 3,2 puntos porcentuales más que hace un año y cuarto menor incremento de España, según el Informe ‘Empresa saludable y gestión del absentismo’ de Adecco Group Institute.

El absentismo es un fenómeno social, económico y laboral que afecta de manera directa a la sociedad y al sistema productivo y sanitario. De hecho, en los últimos tres años, se han perdido, cada mes, más de 100 millones de horas de trabajo.

El pasado año 2019 la tasa de absentismo alcanzó al 5,6% en España, que era el dato más elevado de los últimos 20 años. Pero con la irrupción de la Covid-19, esta tasa se ha disparado hasta el 8,4% en el primer trimestre del año, llegando hasta el 23,7% en el segundo trimestre, más que cuadruplicando la tasa del año anterior.

La brusca caída de la actividad económica a raíz de las medidas para combatir el coronavirus ha derivado también en un descenso brusco de las horas extraordinarias . De hecho, en el segundo trimestre de 2020 han marcado un nuevo mínimo, equivalente al 0,27% de las horas pactadas. Esto ratifica el estrecho vínculo entre las horas extraordinarias y el nivel de actividad económica.

En 2019, en cuestión de autonomías, nueve de ellas exhibieron su mayor tasa de absentismo desde 2000, otras cuatro incrementaron su tasa sin alcanzar máximos históricos –Andalucía, Aragón, Cantabria y la Comunidad Valenciana- y otras cuatro redujeron su tasa de absentismo -la Comunidad de Madrid, Castilla y León, Baleares y La Rioja-.

Pero la tasa de absentismo ha dado un salto en todas las autonomías en la primera mitad de 2020, especialmente en aquellas donde la hostelería y el turismo tienen una importancia elevada. En Baleares la tasa de absentismo ha alcanzado en el segundo trimestre un inédito 38,4% (un año atrás tenía una tasa inferior al 4%). Le sigue de cerca Canarias, con un 36,1%.

La más reducida corresponde a Extremadura, con un 15,9%. Junto con las de Andalucía (19,8%) y Navarra (19,9%) son las únicas tres regiones en las que la tasa de absentismo se ha mantenido por debajo del 20%.

La volatilidad de la Covid-19 no sólo ha llevado al cambio en el orden de las preocupaciones de la salud laboral de las personas trabajadoras. También ha afectado a las contingencias comunes y a las profesionales. Las bajas de más de un año por enfermedad común se han disparado un 27% y la crisis sanitaria lleva a un coste de las ausencias de 8.000 millones de euros, según cifras del gobierno.

Por otro lado, nos encontramos con una importante reducción de los accidentes de trabajo, tanto en número (124.975 accidentes menos de enero a septiembre de 2020) como en índices de incidencia (214,4 frente al 279,9 de 2019). Pero el impacto del coronavirus ha incrementado las cifras de accidentes mortales en un 8%.