El coronavirus baja hasta la mitad los viajeros que utilizan los transportes de la Junta de Andalucía

La red de consorcios de transporte de Andalucía ha cerrado el año con 38 millones de viajeros a pesar de la pandemia, que ha supuesto una drástica reducción de la demanda por las limitaciones de movilidad decretadas por el estado de alarma. Los medios de transporte en los que se hace uso la tarjeta del consorcio son: autobuses metropolitanos, el servicio de catamarán, los tres metros andaluces y la cancelación de los servicios urbanos adheridos.

La crisis sanitaria del Covid-19 ha frenado la tendencia de los nueve consorcios andaluces, que habían cerrado 2019 con récord de viajeros y que habían comenzado el pasado año con nuevos incrementos de la demanda.

En los meses de enero y febrero, respectivamente se habían registrado subidas del 4,5% y el 8,7%. Esos buenos números se truncaron a partir del 14 de marzo con la declaración del estado de alarma por parte del Gobierno central. De hecho, las cifras más bajas de viajeros se registraron en las semanas de confinamiento domiciliario, donde sólo podían desplazarse los personas que trabajaban en servicios esenciales. Fruto de estas medidas, la demanda cayó un 94,1% en abril y un 85,5% en el mes de mayo.

Pese a las restricciones, los concesionarios de transporte han dispuesto en todo momento una oferta por encima de la demanda, adaptándose a las limitaciones de movilidad decretadas en cada momento. Como ejemplo está la última decisión adoptada por los consorcios metropolitanos de reforzar servicios en hora punta con motivo de las restricciones determinadas por el nivel 4 de alerta, que limitan el aforo de los vehículos al 50% respecto al máximo permitido.

Además de la oferta de servicio, se han mantenido desde antes de la declaración del estado de alarma del pasado marzo protocolos de prevención frente al virus, entre los que se encuentra la desinfección diaria de autobuses, el uso obligatorio de la mascarilla o la recomendación del pago con tarjeta. Precisamente esta última decisión ha traído como consecuencia un nuevo incremento de los usuarios poseedores de la tarjeta. Al cierre del pasado 2020 se contabilizaron 2.241.734 tarjetas operativas, es decir, 155.064 más que un año antes.

El descenso de usuarios se ha producido en los nueve consorcios andaluces sin excepción, aunque sí se ha detectado un mejor comportamiento en Córdoba y la comarca del Campo de Gibraltar, donde la caída ha sido del 41,7% y el 42,9%, respectivamente.

Por medios de transportes, los autobuses interurbanos transportaron a 20,2 millones de viajeros, un 51% menos que el año 2019. Mientras, el catamarán de la Bahía de Cádiz experimentó un retroceso del 62,5%, con sólo 202.763 viajeros. Cabe recordar que este servicio marítimo, que conecta Cádiz con El Puerto de Santa María y Rota, sufrió, además de las restricciones de movilidad, la suspensión del servicio durante casi cuatro meses, desde el 24 de marzo hasta el 6 de julio.

Los tres metros andaluces (Sevilla, Málaga y Granada), por su parte, pasaron de encadenar récord año tras año a contar con la mitad de usuarios. Así, el número de viajeros que usaron la tarjeta del consorcio en los metros de Andalucía quedó reducida a los 10,5 millones (-48,5%), es decir, el 60,9% del total de viajeros.

Los consorcios de transporte operan en las nueve áreas metropolitanas de Andalucía (Almería, Bahía de Cádiz, Córdoba, Granada, Costa de Huelva, Jaén, Málaga, Sevilla y Campo de Gibraltar), prestando servicio a 211 municipios andaluces (174 consorciados más 37 adheridos por convenio).