El coste de la cesta de la compra en Andalucía sube y agrava la situación por la que atraviesan las economías domésticas

El coste de la cesta de la compra en Andalucía sube y agrava la situación por la que atraviesan las economías domésticas

La economía andaluza ha finalizado el primero de los trimestres del año con un incremento de 11 décimas en los precios con respecto al nivel alcanzado en febrero, una más que en el conjunto del Estado (1,0%). Vestido y calzado, junto con Vivienda y Transporte son los causantes del aumento de la inflación en marzo.

Según los datos oficiales hechos públicos por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la economía andaluza ha finalizado el primero de los trimestres del año con un incremento de 11 décimas en los precios con respecto al nivel alcanzado en febrero, una más que en el conjunto del Estado (1,0%). De esta forma, Andalucía obtiene una tasa interanual de inflación del 1,4%, superior a la estatal (1,3%) y lo que resulta más importante, supone un importante incremento con respecto a la registrada el mes pasado (0,0%).

Por grupos, Vestido y calzado (5,5%), debido al inicio de la temporada primavera-verano; junto con Vivienda (3,8%), tras una nueva subida del precio de la luz y Transporte (1,9%), afectado por el repunte de los combustibles, son los causantes del aumento de la inflación en marzo. Por el contrario, Bebidas alcohólicas y tabaco y Comunicaciones (ambas -0,2%), han sido los únicos grupos que ha visto reducidos sus precios en este tercer mes del año.

A su vez, en términos interanuales, solo han descendido los precios en los grupos Comunicaciones (-4,9%), Ocio y cultura (-0,4%) y Bebidas alcohólicas y tabaco (-0,1%). En sentido contrario, los mayores incrementos de precios fueron los dados en Vivienda (5,2%)  Transporte (4,1%) y, en menor medida, en Alimentos y bebidas no alcohólicas (1,2%) y Vestido y calzado (1,0%).

Por provincias, durante el mes de marzo, los precios se incrementaron en todas ellas. Los aumentos más llamativos se registraron en Córdoba, Granada y Huelva (en los tres un 1,2%). Por el contrario, los menos destacados se dieron en  Almería (1,0%) y Cádiz (0,9%), únicas por debajo de la media regional (1,1%).

A lo largo del último año, los precios también se incrementaron en todas las provincias andaluzas siendo, los más elevados, los dados en Jaén y Málaga (ambas 1,6%). Huelva (1,0%), seguida de Granada y Cádiz (ambas 1,3%), registraron las tasas interanuales más reducidas. De esta forma, las diferencias interprovinciales se mantienen constantes en las seis décimas alcanzadas a lo largo del pasado mes de febrero.

En cuanto a los alimentos, en el tercer mes del año, la carne de ave (2,3%), las legumbres y hortalizas frescas (1,4%) y las patatas y sus preparados (1,4%) han sido los productos más inflacionistas. En cuanto a los descensos de precios, el pescado fresco y congelado (-2,9%), la carne de ovino (-1,5%) y el azúcar (-0,8%), fueron los alimentos con bajadas de precios más significativas.

En términos interanuales, las patatas y sus preparados (-3,1%), la carne de porcino (-2,1%) y los huevos (-1,8%), han registrado los mayores descensos de precios. En sentido contrario, debemos reseñar el desmesurado encarecimiento de las frutas frescas (7,8%), el agua mineral, los refrescos y zumos (7,4%) y en las legumbres y hortalizas frescas  (4,3%).

Los carburantes, en sus distintas modalidades, vieron nuevamente incrementados sus precios durante el pasado mes de marzo, alcanzando los valores más altos en la parte central del mes. El diesel, por ejemplo ha pasado de 1,172 € al finalizar febrero, a terminar marzo en 1,186 €, habiendo llegado a alcanzar los 1,199 € en la tercera semana de marzo.

El Euribor a un año, tras ocho meses continuados de descensos, se ha incrementado ahora por segundo mes consecutivo y se sitúa en -0,487. A pesar de ello, continúa por debajo del que se registrara en marzo de 2020 cuando marcó un -0,266 y por lo tanto, suponiendo un leve respiro para las familias trabajadoras que ven revisadas sus cuotas hipotecarias.

El recibo de la luz, por segundo mes en lo que llevamos de año, vuelve a verse incrementado de manera alarmante, hasta situarse un 13% por encima del precio que marcaba en febrero. En términos interanuales, el aumento del coste para un consumidor medio ha sido incluso mayor, alcanzando el 16%.

Tras la publicación de estos datos, UGT Andalucía ha manifestado que «en definitiva, los precios parecen retomar la tendencia alcista del primer mes del año y dejan en algo puntual el retroceso experimentado a lo largo del pasado mes de febrero. Es importante denunciar que, ante el difícil panorama actual por el que atraviesan miles de economías domésticas, cualquier incremento injustificado de precios significa una nueva complicación para, simplemente, poder llegar a final de mes».

En este sentido, señalan que «además, es muy importante reseñar que estos encarecimientos del nivel general de precios tienen un mayor efecto sobre el poder adquisitivo de las familias trabajadoras andaluzas cuando los mismos vienen sustentados en productos con una muy baja elasticidad de demanda. Es decir, aquellos que, a pesar de elevar sus precios, siguen siendo consumidos de manera similar. En este caso, el repunte inflacionista de marzo tiene tres causantes claros: la factura de la luz, la gasolina y la ropa».

«Lo acontecido con los precios demuestra que estamos ante un momento oportuno para afrontar la necesaria mejoría de la calidad del empleo que se genera y la recuperación de los derechos perdidos a lo largo de las dos últimas y más recientes crisis económicas. En este sentido, dignificar el empleo exige incrementar los salarios, elevando el SMI y derogando las dos últimas Reformas Laborales para así poder volver a empoderar la Negociación Colectiva», aseguran desde el sindicato.

Por otra parte, subrayan que «de igual forma, el desempleo continúa siendo una de las mayores lacras que lastran el poder adquisitivo de la clase trabajadora andaluza. Nuestro Sindicato no renuncia al objetivo del pleno empleo de calidad entendiendo que, para lograrlo, es imprescindible llevar a cabo un mejor reparto del empleo existente a través de, entre otras medidas, la implantación de una jornada laboral semanal de 32 horas, reservándose en espacio para la formación continua sin que ello se traduzca en una reducción salarial».

En definitiva, «desde UGT Andalucía estamos convencidos de que reactivar la economía de manera sostenible y equilibrada pasa por incrementar los salarios reales y elevar el poder adquisitivo del conjunto de la ciudadanía, de los ocupados, pero también de los desempleados y de los pensionistas, con sendas reformas integrales de los Sistemas Públicos de Prestaciones por Desempleo y de Pensiones», concluyen.

ARTÍCULOS PROMOCIONADOS