El exceso de confianza en la toma de una decisión… ¿depende de si eres hombre o mujer?

Científicos de la Universidad Loyola han realizado un estudio basado en la economía del comportamiento. La investigación ha demostrado mediante una serie de tareas que han realizado hombres y mujeres que no existen diferencias de género significativas tras medir seis indicadores de exceso de confianza.

Los científicos del grupo de investigación LoyolaBehLab de la Universidad Loyola Pablo Brañas Garza y Noelia Rivera Garrido, junto con el investigador Ernesto Mesa Vázquez, de la Universidad de Valencia han realizado un estudio científico basado en la economía del comportamiento.

La investigación ha demostrado mediante una serie de tareas que han realizado hombres y mujeres que no existen diferencias de género significativas tras medir seis indicadores de exceso de confianza. Los investigadores apoyan la idea de que las escasas diferencias de género encontradas durante el experimento están basadas únicamente en experiencias personales previas.

El estudio publicado recientemente y titulado “Gender differences in overplacement in familiar and unfamiliar tasks: Far more similarities” llevó a cabo un experimento en el que los participantes tenían que hacer dos tareas independientes: el Test de Raven, un test que mide la capacidad de razonamiento con 60 preguntas de opción múltiple, y por otro lado los 120 participantes realizaron una breve presentación de sí mismos frente a una cámara que sería posteriormente calificada por un grupo de veinte evaluadores externos.

Tras la realización de estas tareas, los participantes, aproximadamente mitad hombre y mitad mujeres, tenían que indicar en qué decil creían que estaban cuando se comparaban con todos los participantes, con los participantes del mismo género, y con los participantes del género opuesto, en cada una de las tareas, para lo cual serían compensados económicamente si las predicciones sobre ellos mismos eran exactas.

Comparando el decil predicho por los participantes y el decil en el que realmente se encontraban, se generaron hasta seis medidas que indicaban el exceso de confianza.  Utilizando esta información, se observaron las diferencias por género para cada uno de estos indicadores.

Los resultados muestran que no hay diferencias de género en la tarea de la presentación en vídeo, tarea en la que los participantes no tenían experiencia previa. Por el contrario, sí se observaron diferencias de género en el Test de Raven, tarea donde los participantes podían tener experiencia y conocimientos previos, en este caso, las mujeres fueron más propensas a exhibir un exceso de confianza al compararse con el sexo opuesto. Así, solo se vieron diferencias significativas cuando los individuos se compararon con los participantes del sexo opuesto.

En definitiva, se observó en general que tanto las mujeres como los hombres hacen predicciones precisas de sus actuaciones, y que tanto las mujeres como los hombres cometen los mismos tipos de errores en cuanto al exceso de confianza en sus capacidades.

Sobreestimar habilidades

El exceso de confianza es un fenómeno en el que individuos sobreestiman sus habilidades en comparación con el rendimiento real. Existen numerosos estudios que propagan los beneficios de ello, al igual que los perjuicios que causa.

Debido a que el exceso de confianza puede generar dificultades a la hora de realizar previsiones económicas, los investigadores consideran crucial analizar dicho comportamiento desde el punto de vista económico.

Con respecto a las diferencias de sexo, existen estudios diversos acerca de las diferencias de género en el análisis del exceso de confianza, por eso es necesario profundizar en estos análisis, ya que influyen directamente en la sociedad.