El Gobierno pide a la Junta de Andalucía evitar la confrontación en un «tema tan delicado» como la vacunación contra el coronavirus

La delegada del Gobierno en Andalucía, Sandra García, destaca que «debe imperar una lealtad institucional total y absoluta» y mantiene el «compromiso» adquirido por el Ejecutivo de Pedro Sánchez de lograr que «el 70 por ciento» de la población española «esté vacunada para este verano».

La delegada del Gobierno en Andalucía, Sandra García, ha reclamado de nuevo a la Junta de Andalucía a evitar la confrontación entre administraciones en torno a un «tema tan delicado» como el de la vacunación contra el coronavirus.

Tras la presentación por parte del Gobierno andaluz de su ‘Plan 5.000 por Semana’ que tiene previsto realizar vacunaciones masivas en todas las provincias si el Ejecutivo central proporciona a la comunidad autónoma las dosis necesarias para ello, Sandra García ha destacado que «debe imperar, y me costa que tenemos que tener, una lealtad institucional total y absoluta».

En este sentido, ha reiterado el compromiso adquirido por el Gobierno de lograr que el 70% de la población española «esté vacunada para este verano», pero ha remarcado que para ello «es fundamental la colaboración, la implicación y el trabajo de las comunidades autónomas, puesto que las infraestructuras y la competencia en sanidad la tienen» ellas.

La delegada ha predicado con el ejemplo y no ha querido confrontar con la Junta de Andalucía y el anuncio de su Plan, y ha valorado como «importante» e «interesante que la Junta tenga un plan» para la vacunación, porque «ese es el objetivo que perseguimos conjuntamente dentro de esa alianza que es la cogobernanza».

Por ello, ha subrayado que «no se trata tanto de que nos digamos unos a otros que si hacen falta más vacunas, que si el Gobierno no hace lo suficiente», cuando esto es «un acuerdo a nivel de la Unión Europea, con un reparto equitativo entre todos los países y donde en España desde el Gobierno se está haciendo también un reparto equitativo a todas las comunidades autónomas».

«Ahí es donde tenemos que estar, no tanto en si yo voy por delante o tú vas por detrás. Tenemos que ir todos juntos: Administración del Estado y Junta de Andalucía», ha señalado de manera contundente.

García ha realizado estas declaraciones tras la rueda de prensa donde ha presentado el primer informe de rendición de cuentas de la acción de gobierno en Andalucía en su primer año de legislatura. Allí ha hecho repaso de las medidas implantadas para contrarrestar los efectos económicos de la pandemia, en referencia a los 2.198 millones de euros de fondos COVID, los 1.708 millones en ERTEs o los 873,4 millones en prestaciones a autónomos.

«Todas las medidas y compromisos adquiridos han estado presididos por la idea de paliar en la medida de lo posible las consecuencias económicas y sociales de un año marcado por una emergencia sanitaria sin precedentes en el último siglo. Ésa ha sido la prioridad: proteger a las personas, proteger el empleo, proteger a pymes y autónomos«, ha remarcado.

Las acciones de cohesión social han sido otro «pilar fundamental para garantizar el estado de bienestar de los impactos de la pandemia», ha asegurado la delegada, que ha reconocido que «los esfuerzos del Gobierno no se han visto mermados por los efectos del COVID para cumplir con la lucha contra la exclusión social», haciendo referencia al Ingreso Mínimo Vital, reconocido a 154.477 andaluces, los 1.583.874 pensionistas que han revalorizado sus ingresos, los 292,1 millones de euros para las políticas activas de empleo que mejoran el acceso y la adaptación de la formación para el mercado laboral, los 88 millones de euros para el impulso a la transformación tecnológica de la educación y orientación educativa del Programa Educa o los 52,4 millones de euros del Programa contra la exclusión social destinados a entidades sociales.