El mes de febrero ha traído temperaturas medias un 32% superior a la media histórica registrada en Andalucía

@AhoraNoticiasEs

Últimas noticias en Andalucía. En todas las provincias la temperatura media superó a la media histórica de febrero. Los valores de temperatura media oscilaron entre los 10’6ºC en Granada y los 13’6ºC en Sevilla.

Consecuencias de un invierno atípico

El mes de enero de este 2020, meteorológicamente hablando, se ha comportado como era de esperar, con lluvias y temperaturas dentro de lo habitual. Sin embargo, como informa la Red de Alerta e Información Fitosanitaria de Andalucía, la climatología del mes de febrero ha sido atípica, con temperaturas medias un 32% superior a la media histórica registrada en Andalucía. En todas las provincias la temperatura media superó a la media histórica de febrero. Los valores de temperatura media oscilaron entre los 10’6ºC en Granada y los 13’6ºC en Sevilla.

Del mismo modo, y dentro de esta anomalía climática, la pluviometría registrada en febrero ha sido un 96% inferior a la media histórica. En todas las provincias se registró menos lluvia de lo que suele ser habitual en febrero. La mayor cantidad de lluvia se registró en Cádiz, con 3’44 l/m2.

Como publica la RAIF, el pasado mes de febrero fue mucho más seco y cálido de lo habitual, y esto ha tenido una repercusión importante en los cultivos de nuestra comunidad. Por un lado, observándose un importante adelanto fenológico, y por otro, originando la falta de humedad en el suelo, lo que provoca un menor desarrollo vegetativo de las plantas, poniendo en riesgo la supervivencia de los cultivos en régimen de secano.

En paralelo al adelanto fenológico de los cultivos, esta meteorología extemporánea ha influido en el desarrollo biológico de algunas plagas, favoreciendo la aparición temprana de éstas sobre los cultivos. Plagas como cásida en remolacha, prais en olivar o Lobesia en vid han adelantado su salida, estimuladas claramente por las temperaturas cálidas para la época. En definitiva, se ha anticipado la salida de adultos de algunas plagas que deberían de estar en ese momento en reposo o diapausa invernal.

Sin embargo, todo este panorama de anomalías climáticas se encauzó una vez empezaron a bajar las temperaturas y a registrarse lluvias a mediados de marzo. La adelantada fenología de la gran mayoría de los cultivos se ha visto frenada en seco, ralentizándose ésta; y las lluvias registradas en estas dos últimas semanas de marzo están favoreciendo enormemente a todos los cultivos, y en particular a los de secano (cereales invierno, remolacha, vid, frutales, olivar, etc…).

Además de lo anterior, estas últimas lluvias (y también las previstas para esta semana) van a favorecer tanto la aparición de enfermedades criptogámicas como la expansión de las ya establecidas, tales como el repilo en olivar, cercospora y roya en remolacha, mildiu en vid, septoria y roya en cereales de invierno, aguado en cítricos, podredumbre gris en fresa, lepra en almendro, etc.

Abril podría ser más cálido de lo normal en media España

Tras un comienzo de primavera con tiempo invernal, abril arranca con una previsión de temperaturas más cálidas de lo habitual en la mitad de la península. El soporte meteorológico digital eltiempo.es avanza la previsión de este mes con un análisis de la tendencia precipitación y temperatura.

Lo habitual en abril es que las temperaturas medias ronden los 13ºC y las precipitaciones medias acumuladas sean de unos 65 litros por metro cuadrado.

Las zonas en las que más suele llover son: Cantábrico, Galicia, Navarra y norte de Huesca, mientras que en la Región de Murcia, Almería y las islas Canarias son los puntos que registran menor precipitación.

Sin embargo, estos son los valores climatológicos y cada año la meteorología puede brindar una nueva situación. De este modo, este mes de abril se prevé más cálido de lo normal en la mitad occidental del país y parte del centro de la península.

En cuanto a las precipitaciones, este mes se prevé más seco de lo normal en el sur de Galicia, oeste de Castilla y León, Extremadura y Andalucía occidental. Por el contrario, las precipitaciones podrían estar por encima de lo habitual en el arco mediterráneo.