¿Existe transparencia sobre la incidencia del coronavirus en los centros educativos de Andalucía?

Aula vacía colegio

Aula vacía colegio

El sindicato USTEA ha solicitado formalmente a la Junta de Andalucía que se faciliten los datos públicamente, de manera detallada, para que el conjunto de la Comunidad Educativa sea plenamente conocedora de la realidad en relación a la incidencia del coronavirus en el sistema público andaluz.

La Unión de Sindicatos de Trabajadoras y Trabajadores de Andalucía (USTEA) ha señalado esta semana que «entendemos que es fundamental una transparencia absoluta en cuanto a los datos de incidencia del Covid-19 en los centros educativos de nuestra comunidad. Sin embargo, nos encontramos con un oscurantismo por parte de la administración educativa que nos dificulta enormemente conocer la realidad de nuestras escuelas».

«Como organización sindical tenemos derecho a ser informados con detalle de cualquier aspecto que pueda afectar de una manera u otra a los y las trabajadoras de los que somos representantes legales y, sin duda, la incidencia del virus en el seno de los centros educativos forma parte de este derecho, puesto que, de lo contrario, se obstaculiza gravemente parte de nuestra legítima acción sindical sobre esta circunstancia que tan gravemente puede afectar a la salud de los y las trabajadoras«, han reclamado.

En este sentido, han reiterado que «observamos con enorme preocupación la evolución de la pandemia también en el seno de la educación pública andaluza. A nadie se le escapa que los centros educativos, por sus características propias, como son la concentración de personas en espacios cerrados, interconexión a través de la escuela de gran parte de la población, dificultad para el cumplimiento de las normas de distanciamiento de determinados grupos de edad, etc., constituyen un elemento de propagación del virus. En este sentido, los datos del propio Ministerio de Sanidad son alarmantes, al situar a los centros educativos como tercer foco de contagios, por detrás del ámbito familiar y del ocio».

Por otro lado, advierten que esta situación es especialmente grave para el personal vulnerable, con patologías previas, que está siendo obligado a seguir trabajando a pesar de la desfavorable evolución de la pandemia, con índices de incidencia acumulada, en la mayoría de las poblaciones andaluzas, muy por encima del umbral que permita catalogar el riesgo de contagio para estos trabajadores y trabajadoras como bajo o muy bajo».

Por ello, defienden que «a pesar de ello, este colectivo está trabajando en base a una evaluación de los riesgos para su salud realizada durante los meses de verano, con una situación epidemiológica radicalmente diferente a la actual».