Formación Profesional a 23.500 personas para cubrir la demanda laboral en Andalucía

Andalucía programa 1.500 acciones formativas de 500 especialidades diferentes atendiendo a la necesidad de perfiles profesionales prevista para los próximos dos años en nuestra Comunidad.

La Junta de Andalucía ha ofertado varios lotes para la impartición de unas 1.500 acciones de 500 especialidades diferentes conducentes a certificados de profesionalidad, para formar a más de 23.500 alumnos.

Por ello, la Consejería de Empleo ha licitado las acciones formativas para distintos sectores. Así, comenzó con una primera licitación en Turismo y Hostelería, seguida por otra para formar a los profesionales en nuevas tecnologías, con el programa Andaluces Digitales. Este primer bloque de contratación supone un gasto público de 7,45 millones de euros para desarrollar 745 acciones formativas destinadas a 11.175 alumnos.

El siguiente lote es el destinado al sector de la Construcción, con un presupuesto de 7,19 millones de euros para desarrollar 157 acciones formativas destinadas a 2.355 alumnos que estén preferentemente en situación de desempleo.

A estas tres contrataciones públicas, para impartir formación relacionadas con diferentes sectores, se suman otras ocho licitaciones para cubrir las necesidades formativas de los diferentes sectores productivos de las ocho provincias andaluzas. Actualmente se han movilizado más de 20 millones de euros para esta oferta pública, para formar a unos 8.000 alumnos.

Serán reconocidos centros formativos y empresas del sector de la formación los encargados de formar a los futuros profesionales andaluces, con garantías de calidad y transparencia en la gestión.

Necesidades de las empresas andaluzas

Conscientes de la cambiante evolución del mercado, desde la Consejería de Empleo se viene manteniendo un diálogo constante con las representantes de los diferentes sectores productivos de la región, para detectar las necesidades de formación de los perfiles que requieren para sus empresas.

Así, con la celebración de mesas sectoriales en las ocho provincias andaluzas denominadas ‘Binomio Formación-Empleo’, empresarios, sindicatos, agentes locales, asociaciones y colegios profesionales, centros tecnológicos, empresas del sector de la formación y de otras ramas trabajan conjuntamente para diseñar la programación de cursos y acciones formativas.

Se recupera así la Formación Profesional para el Empleo en Andalucía. La parálisis de la formación durante años ha sido nefasta para la economía andaluza, lo que ha supuesto la devolución de 1.300 millones de euros en el periodo 2012-2018.

Entre las ventajas que aporta el régimen de contratación pública puesta en marcha, como forma de financiación en la aplicación de los fondos de Formación Profesional para el Empleo, en el ámbito laboral se encuentran la transparencia y la publicidad de los procedimientos, el mayor control de estos y la consiguiente prevención del fraude de ley, el fomento de la libre concurrencia, la agilidad y la mejora de la eficiencia en la utilización del gasto público.