La comunidad educativa en Andalucía insiste: «Las medidas de la Junta para controlar el coronavirus en las aulas no garantizan la seguridad»

Niños y niñas en clase

Niños y niñas en clase

@AhoraNoticiasEs

Para CCOO en Andalucía, el decálogo remitido por Educación a los centros educativos es una medida más de márquetin que no garantiza la seguridad y la salud de la comunidad educativa.

La Consejería de Educación ha remitido a los centros educativos, a través del portal digital Séneca, un documento bajo el nombre de “Decálogo para una vuelta al cole segura” en el que, además, se incluyen una batería de preguntas y respuestas sobre la organización del nuevo curso escolar.

Tras este decálogo, sindicatos, AMPAS y plataformas de profesores han criticado la actitud de la Consejería de Educación y han insistido en que dichas medidas no garantizarán la seguridad en las aulas.

Por su parte, Diego Molina, Secretario General de la Federación de Enseñanza de CCOO de Andalucía, censura que con esta información “extraoficial”, al no tomar cuerpo mediante instrucciones, se pretende actuar contra la normativa en vigor sobre la organización y funcionamiento de los centros educativos sin haberse negociado su contenido con las organizaciones sindicales y sin que, además, se garantice la seguridad de los escolares, de los trabajadores y trabajadoras y de toda la comunidad educativa.

“Resulta grave que se pretenda modificar de modo práctico y por la puerta de atrás las condiciones laborales del profesorado y, lo que es más grave aún, obviando las funciones que nuestro estado de derecho otorga a la Mesa Sectorial de negociación que la Consejería de Educación, una vez más, se pasa por los forros”, señala Molina.

Según se indica desde CCOO, las direcciones de los centros podrán organizar las enseñanzas para que “profesorado de distintas especialidades puedan impartir docencia en un mismo grupo, poder decidir la especialidad con la que cubrir una baja docente, obviando los derechos del profesorado interino según especialidades, y, lo que es peor, sin que ello mejore la atención de los escolares porque las ratios siguen por encima de sus límites legales.”

Para Molina, este “decálogo es además “grotesco” en tanto que habla de responsabilidades compartidas, cuando los equipos directivos siguen aún trabajando en el mes de Agosto y no podrán disfrutar de vacaciones, cuando se habla de adaptación de servicios complementarios que no será posible con las actuales instalaciones, y lo peor de todo, habla de recursos materiales y humanos que son claramente insuficientes y cuando se están aplicando incluso recortes.”

Desde CCOO se denuncia que el único trabajo que está realizando la Consejería de Educación es el de márquetin en los medios de comunicación falseando, o al menos manipulando, los datos.

Así, el sindicato denuncia que Educación habla de crecimiento de plantilla en 4.000 docentes cuando la realidad es que se van a dotar de estos docentes sólo hasta el 31 de diciembre, condicionando su ampliación a disponibilidad presupuestaria y cuando en la adjudicación de vacantes docentes para el próximo curso no se han incluido las jubilaciones docentes que suponen alrededor de 2.000 plazas; que Educación habla de contratación de 1.400 auxiliares de conversación para centros bilingües, cuando estos puestos, de los que ya cuenta el sistema educativo, son becas para extranjeros jóvenes que han finalizado sus estudios o se encuentran en el último curso; y que Educación habla de 800 puestos de coordinación COVID que no deja de ser personal que a partir de septiembre asesorarán desde los centros de salud, a los casi 6.000 centros docentes andaluces y cuando ya estos han sido obligados a realizar durante las vacaciones su plan de actuación y organización.

“Es por ello que CCOO está estudiando jurídicamente la implantación de las medidas que se anexan este decálogo “avestruz” de la Consejería de Educación, en tanto esconde la cabeza ante esta pandemia, y emprenderá la acciones legales correspondientes porque no puede ser excusa una crisis sanitaria, que no un estado de alarma que ya no existe, para recortar y modificar a antojo propio la normativa existente”, argumenta Molina.

Desde los sindicatos se asegura que, de querer implantar medidas no negociadas y no garantistas para la salud de la población andaluza, esta organización sindical realizará acciones movilizadoras al inicio del curso. “Jamás una Administración había demostrado mayor incapacidad como está sucediendo en la educación andaluza”, finaliza indicando el dirigente sindical.  

Decálogo para una vuelta al cole segura

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.