La Federación de Organizaciones de Mayores cifra en 1.815 las personas mayores que han muerto en residencias de Andalucía por coronavirus

La Federación de Organizaciones de Mayores cifra en 1.815 las personas mayores que han muerto en residencias de Andalucía por coronavirus

Un informe elaborado por el Movimiento Andaluz en Defensa de las Pensiones y la Federación de Organizaciones Andaluzas de Mayores (FOAM) señala también que en las residencias de mayores andaluzas han registrado 9.581 contagios, con una tasa de mortalidad en estos centros del 26,67% frente al 1,56% de la población en general.

El Movimiento Andaluz en Defensa de las Pensiones Públicas y la Federación de Organizaciones Andaluzas de Mayores (FOAM) han emitido un informe que han elaborado en base a la incidencia de la pandemia en las residencias de personas mayores de Andalucía. Según este documento, estos centros han registrado desde el principio de la pandemia 1.815 fallecidos por coronavirus y 9.581 contagios, con una tasa de mortalidad del 26,67% frente al 1,56% de la población en general.

En ese mismo informe exponen que al principio «sorprendió a todo el mundo y se puso de manifiesto que las residencias no estaban preparadas para hacer frente a esta crisis sanitaria«. Así pues, su infraestructura facilitó la difusión de la enfermedad por el uso compartido y continuado de espacios en los que «son relativamente frecuentes los problemas de ventilación, así como las dificultades arquitectónicas para sectorizar y aislar a los residentes».

«Tampoco las diferentes administraciones públicas reaccionaron correctamente, algunas de ellas, con actuaciones tan graves como impedir en muchos casos el traslado de las personas mayores de las residencias a hospitales o las UCI en caso de necesitarlo», aseguran.

Así pues, lamentan que «la Junta de Andalucía no ha aprendido nada de los errores anteriores y sigue sin poner en marcha las medidas correctoras necesarias, pues se sigue insistiendo en la aplicación de los protocolos de sectorización y medicalización dentro de las residencias, que se han demostrado fracasados».

Reorientar el modelo de atención

En este sentido, ambas entidades reclaman «reorientar las residencias hacia un modelo centrado en la persona, entendiéndola como un sujeto activo, concediéndole capacidad para participar en las decisiones del entorno que le rodea, manteniendo su autonomía y el control sobre su propia vida».

A su vez, afirman que el modelo residencial en la actualidad está concebido como «un centro prestador de servicios, considerando a la persona como un sujeto pasivo receptor de esos servicios, lo que produce un gran desarraigo y melancolía en las personas».

Por otra parte, y en base a recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), «y teniendo en cuenta la población andaluza mayor de 65 años», sostienen que el número de plazas residenciales en Andalucía debería de ser 71.941, cuando actualmente afirman que son de 42.585.

Además, lamentan «el reparto muy deficitario» en el sector público, que «solo dispone del 22,31% de las plazas, quedando el otro 77,69%, en manos de las empresas privadas, desembarcadas en los últimos años procedentes de grandes fondos de inversión extranjeros, de aseguradoras e incluso de constructoras multinacionales».

ARTÍCULOS PROMOCIONADOS