La industria de Andalucía ya cae un 17,4% en lo que llevamos de año

Industria de Andalucía

Industria de Andalucía

@AhoraNoticiasEs

A pesar de ello, en el séptimo mes del año, la cifra de negocio en la industria andaluza se incrementó un 14,3% con respecto a junio, lo que atenúa la tasa media del año dejándola en el -17,4%.

De esta forma, se incrementa apenas seis décimas con respecto a la registrada en el peor de los casos gracias, en parte, a la mejoría en la industria textil.

El incremento mensual de la industria ha sido generalizado para el conjunto del Estado (7,9%), materializándose en 14 de las 17 CC.AA. aunque, de media, con un aumento que se sitúa muy por debajo del de Andalucía, aunque logra reducir la caída en lo que llevamos de año un punto, hasta el -16,0%.

En esta ocasión, solo 5 de las 17 CCAA han registrado peores datos que Andalucía en términos medios del presente 2020. En sentido negativo, destacan muy especialmente el País Vasco (-20,7%), junto con Illes Balears (-22,7%) y Asturias (-22,5%), con retrocesos de la cifra de negocios superiores al 20%.

Por el contrario, entre las 11 regiones que registraron tasas medias de lo que va de año mejores que las de Andalucía, solo Extremadura (-4,0%), destaca, realmente, por lo reducido de su descenso. Junto a ella, los otros descensos más suaves en la cifra de negocios han sido los experimentados por La Rioja (-13,5%), Castilla-La Mancha y Castilla-León (ambas -13,4%) y Galicia (-13,2%), con tasas que, aunque negativas, resultan muy inferiores a la media del conjunto del Estado (-16,0%).

En términos interanuales, en este caso, la posición de Andalucía en la comparación con el resto de CCAA resulta más negativa. De esta forma, con respecto a julio del pasado año, registramos un descenso de la cifra de negocios del sector industrial del 14,1% mientras que, en el conjunto del Estado, el descenso fue de un 10,6%, es decir, 3,5 puntos por debajo de la tasa interanual registrada en Andalucía.

La industria andaluza, a pesar de ser cierta la mejoría con respecto al mes pasado, continúa inmersa en una caída de la cifra de negocios, tanto en lo que llevamos de año como en los últimos doce meses, que se sitúa por encima de la media estatal y que, por lo tanto, continúa agravando la situación de desventaja de nuestra industria con respecto a las regiones más industrializadas.

Los datos no dejan lugar a dudas: la industria se hunde y con ella, uno de los pocos sectores que contribuían a mejorar la ya de por sí precaria, generación de empleo en el mercado laboral andaluz. La experiencia empírica ha demostrado, una y otra vez, que no hay modelo productivo capaz de ser sostenible en el tiempo y de generar riqueza para el conjunto de la sociedad, que no esté fundamentado en una base industrial sólida. Pese a esta premisa, la Administración Autonómica parece estar más comprometida con afianzar las actividades productivas que hasta ahora, han tenido mayor protagonismo, en lugar de afrontar el reto de la industria, de la innovación, de la investigación, del empleo de calidad.

Las pymes industriales se encuentran solas ante la situación y sufren las consecuencias de una política económica regional inexistente o, en el mejor de los casos, simplemente cortoplacista, basada en el establecimiento de medidas puntuales que en nada ayudan a mejorar los problemas históricos y estructurales de nuestra economía y de nuestro mercado laboral. La industria andaluza debe movilizarse, sus trabajadores y, con ellos, el conjunto de la clase trabajadora andaluza.