La Junta responsabiliza al gobierno del récord de muertos por COVID en Andalucía pese a tener competencias en restricciones que no ha puesto en marcha

Elías Bendodo

Elías Bendodo

Andalucía aún podría aplicar medidas para luchar contra el coronavirus como: cerrar todo lo no esencial las 24 horas del día, decidir que la enseñanza en todos los ámbitos sea online y también podría cerrar perimetralmente todos los municipios y ciudades de la comunidad autónoma, entre otras cosas.

El gobierno de la Junta de Andalucía ha vuelto a utilizar la pandemia de coronavirus para atacar al gobierno central. Y ha decidido hacerlo en dos aspectos: uno en el de responsabilizar al ejecutivo nacional de los fallecidos en Andalucía porque no permite adelantar el toque de queda, pese a que la Junta de Andalucía aún tiene un amplio abanico de restricciones para impedir la movilidad; y el otro, acusando al ministerio de Sanidad de no mandar vacunas suficientes a Andalucía, cuando las competencias en esta materia pertenecen a la Unión Europea.

En la rueda de prensa del Consejo de Gobierno, el portavoz de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, se preguntaba «¿Cuántos muertos tiene que haber para que el Gobierno de España deje que las Comunidades Autónomas podamos tomar decisiones?» a lo que la delegada del Gobierno, Sandra García, le respondía a través de las redes sociales, con un lenguaje más moderado, con un «Pido a @AndaluciaJunta que vuelva al cauce institucional. Utilizar a las víctimas de la pandemia para confrontar con el Gobierno de España es políticamente inmoral. Andalucía, como el resto de CCAA, dispone de marco legal para seguir adoptando medidas que contengan #COVID19«.

Andalucía ya protestó cuando el gobierno centralizó toda la gestión del coronavirus con el Estado de Alarma, pidiendo más autonomía a las CCAA para tomar decisiones. Cuando el gobierno decidió terminar con ese poder centralizado, también volvió a criticarlo por no tomar decisiones «con una única voz para todo el país». El nuevo decreto, que otorga amplias competencias a las CCAA, tampoco parece gustarle a la Junta de Andalucía, que en este caso sólo pide adelantar el toque de queda unas horas, como «la gran solución» para acabar con la tercera ola de coronavirus que azota a Andalucía.

Lo cierto es que Andalucía aún podría aplicar si quisiera un paquete de medidas restrictivas y no se decide a hacerlo. Unas medidas que en la segunda ola de coronavirus fueron efectivas, como cerrar todo lo no esencial las 24 horas del día en toda la comunidad autónoma, decidir que la enseñanza en todos los ámbitos sea online y también podría cerrar perimetralmente todos los municipios y ciudades de la comunidad autónoma, entre otras cosas. Aún así, el gobierno de Andalucía achaca los muertos de la pandemia al gobierno de Pedro Sánchez por no adelantar el toque de queda en un par de horas.

El otro frente abierto por el ejecutivo andaluz con el gobierno central es la vacunación. En todas las intervenciones de los representantes de la Junta de Andalucía se pide incesantemente al gobierno que lleguen las vacunas contra el coronavirus que la comunidad necesita, cuando a estas alturas todo el mundo sabe que esa competencia está delegada en la Unión Europea, encargada de negociar con las farmacéuticas los lotes que han de llegar a España y, por lo tanto, a nuestra comunidad.