Las Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Andalucía «lamentan y rechazan» el pin parental de la Junta

Pin parental Andalucía

CODAPA lamenta «el uso partidista de la educación en Andalucía y destaca la conveniencia de alcanzar un pacto que saque esta materia de la confrontación política, la mejor forma de estar a la altura de lo que el alumnado necesita».

La Confederación andaluza de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado por la Educación Pública (CODAPA) ha rechazado el veto parental de la Junta al considerar que «representa un ataque a la libertad de las familias». CODAPA, que engloba a más de 2.700 AMPA andaluzas, «lamenta que la Junta haya pactado la implantación de lo que llaman “pin parental” con el objetivo de llevar a los centros educativos una estrategia fallida de censura».

El acuerdo firmado entre el consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda, y el portavoz del grupo parlamentario de Vox en Andalucía, Alejandro Hernández, aprueba impulsar un veto parental que en enero de 2019 ya formó parte de las negociaciones para facilitar la investidura del presidente andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla.

La firma del convenio entre la Junta y Vox pretende impulsar los cambios normativos necesarios para llevar a los centros educativos un veto que han presentado como garante de la libertad de las familias. Lo que Junta y Vox denominan “pin parental” es una autorización con la que los padres y madres del alumnado pueden permitir o rechazar que sus hijos o hijas participen en actividades complementarias que se ofrecen en horario escolar. Es decir, ofrece la posibilidad de evitar que parte del alumnado reciba, por ejemplo, una clase de educación sexual, una charla de sostenibilidad o un taller de coeducación.

Sin embargo, la normativa andaluza ya recoge ese derecho de las familias a conocer y a decidir sobre el contenido de las actividades complementarias de los centros, una oferta extracurricular que examinan los consejos escolares, órganos en los que están representados todos los miembros de la comunidad educativa y responsables de aprobar los proyectos educativos de cada centro.  

CODAPA lamenta «la deriva de la Junta hacia una censura impuesta y recuerda que los consejos escolares, los máximos órganos de participación y organización de los centros educativos, son el único instrumento adecuado para analizar esos contenidos complementarios». Además, la Confederación lamenta que la Junta recupere el concepto de pin parental, “obsoleto y fuera de lugar”. 

La Confederación subraya que las familias tienen acceso al Reglamento de Organización y Funcionamiento del centro y conservan la libre elección del centro, dos datos que ya garantizan que los hijos y las hijas reciban una formación acorde a los valores de cada casa.  Además, la confederación de AMPA reprocha a Imbroda que firme este pacto en el actual contexto de incertidumbre marcado por una pandemia que requiere que los esfuerzos se concentren en garantizar la seguridad de las aulas y en responder a las dudas de las familias.

El texto acordado con Vox, que apuesta por “salvaguardar la libertad y participación de los padres en la actividad educativa y sin menoscabo de las potestades del personal docente”, es la herramienta diseñada por la Junta para permitir censurar actividades que fomenten la tolerancia y la igualdad. CODAPA lo rechaza porque representa un ataque a los valores de la educación pública.

La Confederación lamenta «el uso partidista de la educación y destaca la conveniencia de alcanzar un pacto que saque esta materia de la confrontación política, la mejor forma de estar a la altura de lo que el alumnado necesita».  Por último recuerda que el pacto alcanzado esta semana sigue la estela del firmado por los dos mismos partidos y que ya permitió imponer el veto parental en la Región de Murcia durante el curso 2018-19, una experiencia que cosechó el rechazo de la comunidad educativa y fracasó, por lo que no se ha mantenido en años sucesivos.