Las cifras son contundentes: En Andalucía las mujeres ganan un 22,5% menos que los hombres

Los sindicatos alertan de que la crisis de la Covid-19 ahonda en esta desigualdad y reivindican medidas específicas para combatirla. «Andalucía debe incorporar la perspectiva de género en las negociaciones de los convenios colectivos, prestando especial atención a las retribuciones» reclama CSIF.

En concreto, las mujeres andaluzas ganan anualmente 14.249 euros de media, 4.153 euros anuales menos que los hombres, que perciben 18.402 euros al año, lo que supone un 22,5% menos, según datos de la Agencia Tributaria actualizados a 2019. No obstante, esta brecha salarial puede ampliarse hasta casi el 31% en el caso de la provincia de Huelva o del 28,4% en el caso de Cádiz, por ejemplo.

Igualmente, las mujeres acaparan el 72,46% de los contratos a tiempo parcial que hay en Andalucía, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondientes al cuarto trimestre de 2020. Concretamente, hay 363.600 mujeres andaluzas contratadas a tiempo parcial, frente a los 138.100 hombres contratados de este modo, con lo que la cifra de mujeres multiplica por 2,6 a la de hombres en dicho ámbito.

Respecto a la temporalidad, las mujeres también son las que concentran la mayor parte de los contratos temporales. Como ejemplo, CSIF destaca que las mujeres andaluzas cuentan con un 41% más de contratos temporales que los hombres en el sector público. Concretamente, de las 165.300 personas asalariadas en dicho sector, 68.500 eran hombres y 96.800 eran mujeres, según los últimos datos de la EPA.

En referencia a la temporalidad en el sector privado, los datos tampoco favorecen a las mujeres, sino todo lo contrario. De hecho, hay un 28% menos de mujeres que hombres con contrato indefinido. En detalle: De las 1.252.200 personas asalariadas en el sector privado que tienen contrato indefinido, 728.300 son hombres y 523.900 son mujeres.

“Estos datos demuestran que la precariedad y la falta de estabilidad en el mercado laboral se ceba especialmente con las mujeres, que además se están viendo mucho más afectadas desde el punto de vista laboral como consecuencia de la crisis de la Covid-19”, según ha manifestado la responsable autonómica de Igualdad de CSIF Andalucía, Carmen Alguacil.

Como principales reivindicaciones en este ámbito, CSIF Andalucía demanda incluir en los planes de reconstrucción tras la crisis de la Covid-19 medidas específicas contra la situación de desigualdad de las mujeres, incluida la brecha salarial.

Asimismo, reclama que se cumpla el Real Decreto 902/2020, de 13 de octubre, de igualdad retributiva entre mujeres y hombres, así como la incorporación de la perspectiva de género en las negociaciones de los convenios colectivos, prestando especial atención a las retribuciones, según ha explicado la responsable sindical.

“No podemos permitir un retroceso”
“Mejorar la representación de la mujer en los puestos de responsabilidad y fomentar la corresponsabilidad para que la conciliación sea compartida entre mujeres y hombres y no penalice a las mujeres también son asignaturas pendientes”, ha añadido Carmen Alguacil, quien ha remarcado que “no podemos permitir que todo lo que se ha avanzado en los últimos años se pierda como consecuencia de la pandemia y carecer de medidas efectivas que favorezcan la conciliación y el reparto de responsabilidades en el hogar”.

De hecho, son considerables las consecuencias que tiene para una mujer que se ve obligada a coger una reducción de jornada o a dejar su trabajo: reducción de salario, cotización y jubilación, merma de las posibilidades de promoción profesional, dependencia económica de la pareja, etc. Todas estas circunstancias condicionan la brecha salarial así como la futura pensión.

Asimismo, con motivo de esta efeméride, CSIF-A quiere reconocer de manera singular a las mujeres que, con todas las dificultades añadidas que suponen las tradicionales desigualdades y situaciones de discriminación, están en primera línea luchando en esta crisis y velando por la salud, las prestaciones y los servicios que recibe la ciudadanía: profesionales de la sanidad, maestras, administrativas, cajeras de supermercado, trabajadoras del campo, trabajadoras de todos y cada uno de los sectores productivos que han sido golpeados por la crisis.