Las dietas ricas en tomate son muy beneficiosas para la salud y Andalucía es una de las comunidades con mayor producción

Tomates

No hay gazpacho o salmorejo sin unos buenos tomates, que son además altamente beneficiosos para nuestra salud según numerosas investigaciones. Andalucía es una de las comunidades españolas con mayor producción

Suele decirse que no hay un gazpacho o un salmorejo de calidad sin una buena dosis de tomate. Y en Andalucía tenemos una producción de máxima calidad de esta especie, indispensable en las sopas frías del verano, aunque también en cualquier época del año.

Pero no sólo contamos con tomates de calidad, en Andalucía también contamos con los mejores aceites de oliva virgen extra o el mejor vinagre de vino. Y, siguiendo con los ingredientes de un buen gazpacho, nuestra comunidad también produce excelentes pepinos y pimientos.

Es bien sabido que el tomate tiene unas importantes ventajas desde el punto de vista de la salud. Distintas investigaciones coinciden en que es rico en vitaminas y minerales, aporta vitamina C y constituye un potente antioxidante natural, además de vitamina A, K, hierro y potasio.

Además, el tomate protege la vista, ayuda a combatir infecciones y, gracias a la acción del licopeno que contiene, ayuda a prevenir el cáncer de próstata… En definitiva, el consumo de tomate como algo habitual en la dieta, bien en aliños, picadillos o pipirranas, aporta enormes beneficios para nuestra salud.

Andalucía, una de las principales regiones productoras

La producción andaluza de tomates para la industria supone el 22% de la superficie del cultivado en España, lo que la sitúa como segunda comunidad tras Extremadura. La principal zona de producción es el bajo Guadalquivir, siendo Sevilla la provincia más productora al concentrar el 85% de la superficie.

Solo en la provincia de Almería 9.535 hectáreas se destinan a la producción de tomate, de gran calidad, de distintas variedades, y muy apreciados por los mercados especialmente de Europa. Mientras, en Granada, la superficie destinada a este producto es de 3.227 hectáreas, es decir, entre ambas provincias en la última campaña se han destinado a la producción de tomates 12.762 hectáreas. Esto supone una producción de casi 1,2 millones de toneladas de tomate, con un valor de producción superior en 2019 a los 840 millones de euros.

En cualquier caso, son datos de Almería y Granada, principales provincias productoras por ese orden, aunque no las únicas provincias ya que también encontramos otras explotaciones tomateras. Es el caso del Valle del Guadalquivir, si bien, en el caso de la provincia de Sevilla la mayor cantidad de este producto se produce para ser comercializado en conserva.

En 2018 la producción andaluza de tomate protegido supone un 76% de la producción española. Dentro de la provincia de Almería, en los municipios de Níjar (levante almeriense) y Almería se localiza la mayor parte de la superficie de este cultivo. Níjar es la principal zona de ubicación del tomate asurcado. La costa de Granada está especializada en el cultivo del tomate cherry.

Principales variedades comerciales

Aunque los hay propicios para gazpachos o para ensaladas, los tomates andaluces se caracterizan por sus muchos tipos comerciales. De esta forma, entre los más cultivados se encuentra el tomate ‘pera’, que representa el 26% de la producción, seguido del ‘cherry‘, que supone el 21%. A continuación están los tomates ‘larga vida’ (el 18% del tomate cultivado) el ‘tomate rama’, que supone otro 18% de la producción. El tomate ‘asurcado’, representa el 8% del volumen de tomates cultivados en Andalucía. Por último encontramos el tomate ‘liso’ que supone el 5% total de la producción.

Finalmente, entre las muchas producciones se encuentra el tomate ‘raf’, variedad que tiene su origen en la Vega de Almería, pues es tradicional en esta zona del levante español. Se le conoce como el ‘tomate pata negra’.

El ‘Tomate de La Cañada’ almeriense

Andalucía cuenta históricamente con zonas tradicionales de producción de tomate que han venido destacando en los mercados andaluces. En lo que se refiere al tomate como producto principal recolectado en la temporada estival son Conil de la Frontera en Cádiz, Los Palacios y Villafranca en Sevilla y Zafarraya en Granada, además del tomate de La Cañada.

El tomate de La Cañada, localizado en la provincia de Almería, cuenta con una Indicación Geográfica Protegida (IGP) ‘Tomate de La Cañada’, que abarca una zona de producción que incluye 22 términos municipales del levante almeriense, algunos de ellos parcialmente. Se incluyen los tipos comerciales redondo liso, asurcado, oblongo o alargado y tomate cereza.

La Indicación Geográfica Protegida ampara productos agroalimentarios con cualidades que derivan de su origen. La protección del nombre geográfico que sirve para designar el producto, Tomate de la Cañada en este caso, se corresponde con una reputación o con otras características específicas vinculadas a su origen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *