Las AMPAS no confían en las medidas de seguridad contra el coronavirus de la Junta para el nuevo curso escolar

Colegio público

Colegio público

@AhoraNoticiasEs

Las AMPAS exigen a la Junta más medidas en los colegios de Andalucía contra el coronavirus como la reducción de las ratios y protocolos de actuación seguros para la docencia presencial. Aseguran que el Gobierno andaluz no deja nada claro cómo se va a atender la educación especial o cómo se van a controlar las aglomeraciones de adultos que recogen a los alumnos en los centros. UGT apoya las peticiones de este colectivo

Las asociaciones de AMPAS andaluzas enmiendan la plana a la estrategia anti coronavirus elaborada por la Junta de Andalucía y que viene recogida en las instrucciones de 6 de julio de 2020 de la Consejería de Educación y Deportes relativas a la organización de los centros educativos para el curso 2020-2021 motivados por la crisis del Covid-19.

En un comunicado, la Confederación Andaluza de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (Confedampa) reclama a la Junta que se cumplan «todas las peticiones» que han hecho a lo largo de todo este tiempo, después de haber revisado las instrucciones de 6 de julio de 2020 del departamento que dirige Javier Imbroda.

 Así pues, exige para la Educación Infantil y Primaria la desinfección de «todas las instalaciones y materiales» educativos o la reducción de las actuales ratios «en todas las actividades docentes», para lo cual propone que se habiliten temporalmente aulas donde existan espacios adecuados y que cumplan los requisitos, la ampliación de plantilla de profesorado y personal administrativo y de servicios necesario, o el desdoble horario allí donde la climatología lo permita y no puedan aplicarse otras soluciones.

Asimismo, reclama protocolos de actuación de acuerdo a las actividades docentes presenciales, ampliación de las plazas y becas de comedor, extender la utilización del programa Pasen con las familias como fórmula de comunicación entre el centro, profesorado y familias.

En Secundaria (ESO), Bachillerato, Formación Profesional (FP), conservatorios de música y otros, reclama la selección de libros electrónicos como libros de texto, el reparto de tabletas al alumnado que carezca de dicho material informático, el teletrabajo para evitar reuniones y/o realizar tutorías, y por supuesto «y no menos importante», se pregunta cómo se va a atender y que medidas se van a promover para todo el alumnado con necesidades educativas especiales.

También en relación a las instrucciones de 6 de julio de 2020 de la Consejería de Educación y Deportes, Confedampa se pregunta cómo se controlará las aglomeraciones de adultos que traen al alumnado a los centros, cómo se controlarán las entradas y salidas al recinto escolar, cómo se ventilarán las clases, cómo se controlarán las idas y venidas a los aseos desde las distintas aulas y cómo se controlará la limpieza de los baños dos veces al día.

En caso de que haya un contagiado, se cuestiona quién lo diagnostica, dónde se ubica al contagiado, quién lo atiende y cuál será el protocolo de actuación a seguir.

Apoyo de UGT a los equipos directivos y Ampas

El sindicato UGT ha manifestado su apoyo a las reivindicaciones de las Ampas (Asociación de Madres y Padres del Alumnado) y equipos directivos de los centros educativos en contra de las medidas de principio de curso 2020/2021 de la Consejería de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía.

La Federación de Empleados de los Servicios Públicos (FESP) ha mostrado su rechazo a estas medidas por considerarlas «inasumibles para los equipos directivos de los centros, dado que sobre ellos cae la responsabilidad de crear y gestionar los planes de contingencia sobre el coronavirus el próximo curso», expone en un comunicado.

A su juicio, el departamento dirigido por Javier Imbroda no regula aspectos como la bajada de ratios de alumnos por clase, desdoble de grupos, aumento de plantilla, «ni acompaña todo esto con un mayor presupuesto» para el inicio de curso; sin embargo, la responsabilidad por los posibles rebrotes «recaerá sobre los equipos directivos», lo que «es del todo inaceptable».

UGT afirma que comparte la visión de Ampas y equipos directivos cuando les trasladan que «no se pueden garantizar las condiciones de seguridad«, por lo que la estrategia de la Consejería para la vuelta a las clases resultan «inasumibles» y «son rechazados rotundamente por parte de toda la comunidad educativa». Según el sindicato, «dichas medidas no han sido consensuadas ni con las organizaciones sindicales, ni con las Ampas».

Para el sindicato es «muy preocupante que la Consejería ni siquiera vele por la seguridad y salud de los trabajadores de los centros al no permitir la exención de las personas vulnerables y obligarles a convivir con la Covid-19 tan pronto comience el curso», y afirma que incluso esta decisión «incumple la ley de Salud Pública y la de Prevención de Riesgos Laborales».

Según UGT, la Junta hace recaer sobre los hombros de los equipos directivos de los centros educativos la gestión de las solicitudes de este personal, asumiendo la responsabilidad ante esta pandemia.

Asimismo, el sindicato censura que la Junta de Andalucía delega en los docentes la coordinación de las actuaciones ante la enfermedad con la obligatoriedad de formar equipos de coordinación Covid-19 en los centros educativos «sin la formación e información actualizada necesaria».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *