Las sanitarias embarazadas en Andalucía: «Expuestas al coronavirus sin que la Junta les esté dando protección»

sanitarios coronavirus

Sanitarios frente al coronavirus

Los sindicatos sanitarios denuncian las dificultades que encuentran las profesionales embarazadas en Andalucía para obtener la protección frente al contagio que les otorga la ley.

Hay que recordar que las mujeres embarazadas no pueden ser vacunadas y que la enfermedad ocasionada por el SARS CoV2 (COVID-19) supone para ellas un riesgo mayor que el de la población general, con una presentación más grave de la enfermedad y un mayor riesgo de parto prematuro. Dado que no pueden vacunarse y están expuestas a un elevado riesgo de infección, según la Ley de Prevención de Riesgos laborales, las profesionales embarazadas deberían dejar el puesto de trabajo y obtener una prestación por riesgo durante el embarazo. Sin embargo, tanto los protocolos que maneja el SAS para la protección de los trabajadores como los informes emitidos por el Instituto Nacional de la Seguridad Social infravaloran el riesgo al que están sometidas las facultativas embarazadas, lo que imposibilita la tramitación de las medidas de protección adecuadas.

En el Sindicato Médico de Sevilla es contundente: » consideramos una vergüenza que tengamos que recurrir a la denuncia pública para exigir protección adecuada para nuestras compañeras embarazadas. En cualquier caso, con la intención de poner fin a esta situación lamentable, desde el Sindicato Médico hemos dirigido sendos escritos al Comité Sectorial de Seguridad y Salud y a la Dirección Provincial de la Seguridad Social y ponemos a disposición de nuestras afiliadas nuestra asesoría jurídica para que, en caso de que no se les reconozca debidamente el riesgo de enfermedad ocasionada por el SARS CoV2 (COVID-19), presenten una demanda para exigir que se apliquen de manera inmediata las medidas de protección adecuadas, todo ello sin renunciar a exigir las responsabilidades que puedan derivarse de los actos u omisiones que puedan originar un daño o perjuicio para las trabajadoras embarazadas o sus hijos».