Los centros educativos se plantan ante la Junta de Andalucía por la falta de garantías para comenzar el curso

Niñas y niños en el aula

Niñas y niños en el aula

@AhoraNoticiasEs

Más de 300 directores y directoras de centros educativos de Andalucía firman un documento ante la falta de garantías para comenzar el próximo curso y ya se han registrado las primeras dimisiones en los equipos de dirección que no están dispuestos a asumir la responsabilidad de la seguridad ante el coronavirus en dichos centros.

Los directores y directoras de centros educativos de Andalucía han decidido dejarle claro a la Junta de Andalucía que no están dispuestos a asumir la responsabilidad de mantener las medidas de seguridad frente al coronavirus en los centros educativos. A poco más de un mes de que comience el curso escolar en Andalucía, las directivas de más de 300 centros educativos de Sevilla han elaborado un comunicado en el que dejan clara su falta de confianza en las medidas que ha elaborado la Consejería de Educación para contener el virus en la enseñanza.

En este comunicado aseguran que «tras muchos años reclamando para los centros educativos eso que en la literatura legal educativa se denomina ‘autonomía de los centros’, es en este momento de crisis sanitaria tan grave cuando la Administración Educativa de Andalucía se decide, en un intento de deslizar su responsabilidad, a otorgársela de una manera amplia a los responsables de colegios, institutos,… que es como decir al conjunto del profesorado andaluz» algo que no están dispuestos a asumir.

En el punto otro punto de su comunicado dejan claro que «los directores y directoras, últimos responsables de los centros educativos, así como nuestros equipos directivos y el conjunto de los claustros no vamos a dimitir de nuestra responsabilidad en una situación como la que vivimos. Pero tampoco vamos a poder asumir papeles para ámbitos en los que no somos competentes – especialmente en lo referido a salud y prevención de riesgos laborales-» aunque algunos de esos equipos, precisamente en Sevilla, ya han comunicado a las AMPAS y a la propia consejería su intención de dimitir.

Carta de dimisión
Carta de dimisión

«A una situación excepcional hay que responder con medidas excepcionales. En este sentido, las que se exige desarrollar a los centros de enseñanza no van acompañadas de los medios materiales, técnicos y humanos necesarios para llevarlas a cabo con garantías. La Administración Educativa de Andalucía marca unas pautas –distancia social de seguridad, higiene respiratoria y de manos, ventilación, evitación de aglomeraciones, aislamiento de casos sospechosos, limpieza y desinfección continuas de las instalaciones del centro…- que no se van a poder cumplir con las condiciones que actualmente sufren la mayoría de los centros educativos; ni siquiera con las que se están anunciando por parte de la Consejería de Educación y Deporte, pero que a estas alturas –apenas mes y medio antes del inicio de curso siguen sin concretarse» aseguran estos centros.

A continuación el comunicado emitido por estos centros de Sevilla:

Ante las Instrucciones de 6 de julio de 2020, de la Viceconsejería de Educación y Deporte, relativas a la organización de los centros docentes para el curso escolar 2020/2021, motivada por la crisis sanitaria del COVID-19, y de todo lo publicado al respecto en estos últimos días, los directores abajo firmantes queremos hacer constar lo siguiente:

  1. Tras muchos años reclamando para los centros educativos eso que en la literatura legal educativa se denomina ‘autonomía de los centros’, es en este momento de crisis sanitaria tan grave cuando la administración Educativa de Andalucía se decide, en un intento de deslizar su responsabilidad, a otorgársela de una manera amplia a los responsables de colegios, institutos,… que es como decir al conjunto
    del profesorado andaluz.
  2. Los directores y directoras, últimos responsables de los centros educativos, así como nuestros equipos directivos y el conjunto de los claustros no vamos a dimitir de nuestra responsabilidad en una situación como la que vivimos. Pero tampoco vamos a poder asumir papeles para ámbitos en los que no somos competentes – especialmente en lo referido a salud y prevención de riesgos laborales-.
  3. A una situación excepcional hay que responder con medidas excepcionales. En este sentido, las que se exige desarrollar a los centros de enseñanza no van acompañadas de los medios materiales, técnicos y humanos necesarios para llevarlas a cabo con garantías. La Administración Educativa de Andalucía marca unas pautas –distancia social de seguridad, higiene respiratoria y de manos, ventilación, evitación de aglomeraciones, aislamiento de casos sospechosos, limpieza y desinfección continuas de las instalaciones del centro…- que no se van a poder cumplir con las condiciones que actualmente sufren la mayoría de los centros educativos; ni siquiera con las que se están anunciando por parte de la Consejería de Educación y Deporte, pero que a estas alturas –apenas mes y medio antes del inicio de curso siguen sin concretarse.
  4. La consecuencia lógica de lo anteriormente expuesto es que la comunidad educativa en su conjunto va a asumir un riesgo evidente de contagio dada la imposibilidad de cumplimiento de las medidas. Como es lógico, esta responsabilidad no ha de ser asumida por las direcciones de los centros educativos.
  5. Esta situación refleja una vez más la distancia abismal entre quienes dirigen la educación andaluza y sus trabajadores, es decir, el desconocimiento que existe sobre la realidad de los centros educativos andaluces y sus necesidades más básicas por parte de quienes son sus máximos responsables.
  • Por todo lo expuesto anteriormente, los abajo firmantes como responsables de nuestros centros queremos poner en conocimiento de la Administración Educativa de Andalucía la imposibilidad de garantizar al completo la salud de nuestras comunidades educativas (alumnado, profesorado, PAS, familias y demás profesionales implicados en tareas educativas), ya que nos va a resultar extremadamente difícil implementar eficientemente, dada la escasez de medios materiales, humanos y técnicos, las medidas de la Instrucción del 6 de julio de 2020 antes mencionada. Asimismo queremos que nuestras respectivas comunidades educativas sean conscientes de cuál va a ser la realidad de los centros donde se va a desarrollar el curso 2020/2021. Desde los centros educativos haremos todo lo que esté en nuestras manos para que no se produzcan problemas relacionados con la COVID-19, pero se trata de una tarea que se nos antoja imposible.