Los hombres andaluces confiesan que sus parejas dedican más tiempo a las tareas domésticas y al cuidado de los hijos

@AhoraNoticiasEs

Últimas noticias en Andalucía. El porcentaje de hombres que dedican más de tres horas diarias a las tareas domésticas en un día laborable es del 22,9%. El porcentaje aumenta al 59,0% cuando se les pregunta por el tiempo que dedican sus parejas.

  • Si los datos se centran en el cuidado de hijos y la población ocupada, las diferencias se reducen pero se mantiene la tendencia: el 50,9% de las mujeres afirman que dedican más de tres horas al cuidado de los hijos en día laborable, frente al 39,7% de los hombres.
  • Se observan diferencias importantes en la planificación y gestión diaria del hogar. El 62,7% de las mujeres afirman que se ocupan siempre o habitualmente de «Estar atentas a la gestión general del hogar para que todo encaje». En los hombres este porcentaje se reduce al 27,3%.
  • Las diferencias de género son transversales independientemente de la edad, la actividad o los estudios. No obstante, la corresponsabilidad aumenta cuando las mujeres trabajan y tienen más niveles de estudios.
  • Las mujeres con más nivel de estudios dedican más tiempo al cuidado de los hijos que a las tareas domésticas.

El avance de resultados de la Encuesta Social 2019. Conciliación en el hogar: hábitos y actitudes de la población andaluza permite tener una primera aproximación sobre la situación respecto a la conciliación de vida familiar, laboral y personal en la población que reside en Andalucía. Para ello se ha encuestado a más de 3.000 personas de 30 a 60 años, representativas de todo el territorio andaluz, independientemente de su situación de convivencia y de la composición de los hogares.

Esta forma de abordar la encuesta permite observar cómo se organiza el equilibrio de las distintas esferas de la vida en la sociedad andaluza, atendiendo a las características heterogéneas de las formas de convivencia que hay en Andalucía. Así, por ejemplo, el 6,8% de las mujeres de 30 a 60 años viven solas, el 70,8% conviven en pareja y el 61,9% conviven con algún/a hijo/a. Entre los hombres el 9,4% vive solo, el 72,0% en pareja y 57,5% con algún/a hijo/a.

Los personas con hijos conviven mayoritariamente en pareja. El 9,5% son monoparentales, entre los que predominan claramente las madres solas con hijos (79,8%). Entre las personas que conviven en pareja, el 24,5% no convive con hijos, el 29,1% convive con un hijo, el 38,9% convive con dos hijos, el 6,8% lo hace con tres y sólo el 0,8% con 4 o más hijos.

Situación de partida

La pregunta principal que quiere responder la encuesta es ¿cómo se organiza la población andaluza a la hora de conciliar las distintas esferas de las que se compone su vida? Pero antes de abordar esta pregunta, es importante entender mejor cuál es la situación de partida de la población atendiendo a distintos factores.

Los hombres de 30 a 60 años siguen siendo las personas que más ingresos aportan en sus hogares. El 42,9% de mujeres de 30 a 60 años afirma que ellas son las que aportan los mismos o más ingresos que sus parejas en sus hogares; entre los hombres este porcentaje aumenta hasta el 79,3%.

Persona que aporta más ingresos al hogar
Persona que aporta más ingresos al hogar (%)

Los datos por edad no cambian esta tendencia y no se encuentran diferencias relevantes entre mujeres de distinta edad. Entre las que tienen de 30 a 39 años el 41,9% afirma que tiene los mismos o más ingresos que sus parejas, el 46,2% entre las de 40 a 49 años y el 40,3% entre las de 50 a 60.

Pero estas diferencias sí se reducen cuando las mujeres adquieren competencias que les permiten aumentar su estatus, como por ejemplo a través de la adquisición de títulos académicos. Entre las mujeres universitarias el porcentaje de quienes aportan los mismos o más ingresos que sus parejas asciende hasta el 56,7%.

¿Cómo se organizan y quiénes realizan las tareas domésticas en los hogares?

Uno de los conceptos que más asociado está al de conciliación es la idea de corresponsabilidad: compromiso por compartir las tareas domésticas y de cuidado en el seno de una familia u hogar. Los datos de la encuesta muestran que en este sentido todavía hay un camino por recorrer, tanto en lo relativo al tiempo dedicado a las tareas domésticas como en lo referente al tipo de tarea.

Las siguientes tablas muestran las contestaciones de hombres y mujeres de distintas edades cuando se les preguntaba por la implicación en tareas domésticas en días laborables. En las contestaciones de ambos se observan dos cuestiones fundamentales. La primera, que las mujeres tienen mayor implicación que los hombres, independientemente de la edad. Desde la percepción de los hombres: el 59,0% afirma que sus parejas dedican más de 3 horas al día, mientras que solo el 22,9% de ellos invierte este tiempo. La segunda, que la implicación de los hombres más jóvenes no aumenta de forma relevante, si bien, también entre las mujeres jóvenes se reduce el tiempo que dedican a las tareas domésticas respecto a generaciones anteriores.

Percepción de los hombres por edad sobre las horas que dedican, ellos y sus parejas, al trabajo doméstico un día laborable
Percepción de los hombres por edad sobre las horas que dedican, ellos y sus parejas, al trabajo doméstico un día laborable (%)
Percepción de las mujeres sobre las horas que dedican, ellas y sus parejas, al trabajo doméstico un día laborable
Percepción de las mujeres por edad sobre las horas que dedican, ellas y sus parejas, al trabajo doméstico un día laborable (%)

Estas diferencias se producen también entre la población que está ocupada realizando trabajos remunerados. Las mujeres en esta situación reducen en menor medida la intensidad del trabajo doméstico, tanto si es día laborable como si es no laborable. Según afirman las entrevistadas, el 53,3% dedica menos de tres horas en día laborable y el 29,5% en día no laborable. Cuando se les pregunta por sus parejas, el porcentaje que dedica menos de tres horas a las tareas domesticas asciende al 81,1% y el 63,6%, en día laborable y no laborable respectivamente. Estos datos de percepciones cruzadas son similares cuando las respuestas las dan los hombres.

Ocupados que dedican menos de 3 horas a las tareas domésticas por día laborable y no laborable. Contraste de respuestas entre hombres y mujeres
Ocupados que dedican menos de 3 horas a las tareas domésticas por día laborable y no laborable (%)
Contraste de respuestas entre hombres y mujeres

También se observan diferencias cuando se concreta en el tipo de tarea. Si atendemos a las percepciones de los hombres, hay un porcentaje alto que tiene una implicación menor en algunas tareas. Esto ocurre independientemente del nivel de estudios, aunque sí se observa que en los niveles altos hay una mayor implicación. En actividades como poner la lavadora, planchar o limpiar los baños, alrededor de la mitad de la población masculina reconoce que sus parejas son quienes las realizan siempre o habitualmente.

Porcentaje de hombres que afirman que Las parejas hacen siempre o habitualmente las siguientes tareas domésticas según su nivel de estudios
Porcentaje de hombres que afirman que «Las parejas hacen siempre o habitualmente» las siguientes tareas domésticas según su nivel de estudios

Un ámbito escasamente estudiado en encuestas previas, es cómo se distribuyen los roles en el hogar a la hora de realizar la gestión diaria de la casa y la familia. La gestión de la logística, teniendo presentes todos los aspectos involucrados en la organización doméstica del día a día, conlleva dedicación y tiempo. Los datos muestran que son las mujeres quienes asumen mayoritariamente esta responsabilidad.

Personas que asumen la responsabilidad de Estar atento/a a la gestión general del hogar para que todo encaje. Contraste de respuestas de hombres y mujeres
Personas que asumen la responsabilidad de «Estar atento/a a la gestión general del hogar para que todo encaje»
Contraste de respuestas de hombres y mujeres

¿Cómo se organizan y quiénes realizan las tareas de cuidado de los hijos?

El otro factor fundamental para medir la corresponsabilidad en el hogar es la implicación en las tareas de cuidados. En el caso del cuidado de los hijos encontramos también diferencias relevantes de género.

Poniendo el foco sobre la población ocupada, se observa que las mujeres tienen una implicación más intensiva que los hombres en el cuidado de los hijos, dedicando habitualmente más tiempo que sus parejas. El 31,4% de las mujeres declara dedicar al cuidado de los hijos en día laborable más de 5 horas, y más de la mitad dedica 3 horas o más en día laborable a este tipo de cuidados. Esto se observa, desde la perspectiva de las percepciones cruzadas, independientemente de que contesten hombres o mujeres.

Ocupados según las horas que dedican en día laborable al cuidado de los hijos
Ocupados según las horas que dedican en día laborable al cuidado de los hijos (%)
Contraste de respuestas de hombres y mujeres

Estas diferencias se mantienen y matizan cuando se analizan los comportamientos dentro de cada grupo social. De esta manera, si atendemos al cuidado de hijos según nivel de estudios del padre o madre, encontramos patrones diferenciales en la forma en la que distribuyen sus tiempos. Las mujeres que han alcanzado menos credenciales académicas dedican más tiempo a las tareas domésticas y menos a los hijos, y viceversa: las mujeres con estudios universitarios afirman que dedican más tiempo al cuidado de los hijos y queda en un segundo plano su implicación en las labores domésticas. En el caso de los hombres la dedicación intensiva, más de 5 horas diarias, a cualquiera de estas ocupaciones es minoritaria, siendo la implicación en el cuidado de los hijos mayor que la dedicación a tareas domésticas, con independencia del nivel educativo.

Mujeres y hombres que dedican más de 5 horas diarias a las tareas domésticas y/o del cuidado de los hijos según nivel de estudios
Mujeres y hombres que dedican más de 5 horas diarias a las tareas domésticas y/o del cuidado de los hijos según nivel de estudios (%)

De forma análoga se reproducen en la coordinación de las actividades de los hijos los elementos que se veían en la toma de responsabilidad y gestión diaria de los hogares. Las mujeres afirman ser ellas quienes asumen, en la mayoría de las ocasiones, la planificación de gestiones básicas del cuidado de los hijos como estar pendientes de las citas médicas, cuestiones escolares o la vestimenta. Esa es la situación para el conjunto de hogares y se observa desde la perspectiva de las percepciones cruzadas, independientemente de que contesten hombres o mujeres.

Hombres y mujeres que siempre se hacen cargo de gestiones básicas del cuidado de los hijos
Hombres y mujeres que siempre se hacen cargo de gestiones básicas del cuidado de los hijos (%)

Atendiendo a la tipología del hogar, la desigualdad es mayor en los hogares monoparentales. En estos hogares, conformados mayoritariamente por una madre, estas responsabilidades se asumen casi en exclusiva por la mujer.

Mujeres según su implicación en la planificación de cuestiones relacionadas con el cuidado de los hijos. Parejas con hijos y madres solas con hijos
Mujeres según su implicación en la planificación de cuestiones relacionadas con el cuidado de los hijos (%). Parejas con hijos y madres solas con hijos

¿Cómo se organizan y quiénes realizan los cuidados a las personas adultas con necesidades?

Los patrones que hemos señalado anteriormente se reproducen en gran medida cuando se trata de analizar en la familia el cuidado de personas adultas que tienen necesidades. Entre las personas que cuidan, casi dos tercios son mujeres y la responsabilidad recae principalmente en las mujeres inactivas, especialmente en aquellas que se dedican a labores domésticas y de cuidado no remuneradas.

Personas que cuidan a personas adultas con necesidades de cuidado según relación con la actividad por sexo
Personas que cuidan a personas adultas con necesidades de cuidado según relación con la actividad por sexo (%)

Esta encuesta estudia a la población de 30 y 60 años que reside en Andalucía. Se ha considerado una muestra de 3.008 personas y la recogida de información se ha realizado entre los meses de octubre y diciembre de 2019. Los principales objetivos de la Encuesta Social 2019. Conciliación en el hogar: hábitos y actitudes de la población andaluza se centran en investigar la situación respecto a la conciliación de vida familiar, laboral y personal en la población que reside en Andalucía, prestando especial atención a las diferencias en los niveles de corresponsabilidad e implicación en las tareas domésticas y los cuidados atendiendo a las distintas características y situación sociodemográfica y socioeconómica de la población: tipo de hogar, sexo, edad, nivel de estudios, relación con la actividad, situación laboral, ocupación, ingresos, etc. Últimas noticias en Andalucía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.