Los monitores escolares de Andalucía piden a Educación «que acabe con la precariedad que sufrimos desde hace 15 años»

Los monitores escolares de Andalucía piden a Educación «que acabe con la precariedad que sufrimos desde hace 15 años»

«Los monitores escolares de la Consejería de la Educación de la Junta de Andalucía somos un colectivo olvidado y cansado de promesas incumplidas y parches que no terminan de acabar con la precariedad que sufrimos. Una situación que se repite desde hace ya 15 años y que nunca nos cansaremos de denunciar» según recoge la publicación para la recogida de firmas y que publicamos de forma íntegra a continuación.

Somos una plantilla de 1.643 trabajadoras y trabajadores presentes en más de 2.000 centros de educación infantil y primaria de toda Andalucía. Somos personal laboral de la Junta, empleados públicos por lo tanto. Sin embargo nuestras condiciones laborales, lejos de ser óptimas se asemejan más a las de un ‘mini-job’. ¿Cómo puede permitirse la administración autonómica pregonar su apuesta por la recuperación del empleo estable si tiene en nómina a centenares de trabajadores con contratos de 20 horas a la semana?

Nuestra labor como monitores escolares puede ser desconocida pero somos, humildemente, una parte esencial de todo el engranaje de un servicio público capital: la EDUCACIÓN. Desempeñamos un amplio abanico de funciones en los colegios públicos: desde apoyo administrativo a las saturadas secretarías, hasta la colaboración en las actividades extralectivas o la vigilancia y apoyo en los comedores, bibliotecas… entre otras tareas. Sin nosotros, la Educación se resiente por eso nuestra lucha no es sólo para hacer dignas nuestras condiciones de trabajo sino para hacer más robusto nuestro sistema educativo.

Sólo algo más de 1.000 empleados de nuestro colectivo tienen la jornada de 35 horas, el resto tenemos contratos de 20 horas semanales y 414 compartimos varios centros. ¿Cómo vamos hacer compatible esta precariedad con un proyecto de vida digno más aún en la actual situación de crisis económica?

Además, el 90% de la plantilla está formada por mujeres, por lo que se puede decir que en este caso, aun siendo en la Administración, la precariedad tiene rostro femenino.

Hace unas semanas el Gobierno de la Junta de Andalucía aprobó una modificación sustancial para que aquellos contratos por debajo de 20 horas pasen a tener 20 horas semanales de forma automática. Una medida necesaria y que ha tardado en llegar pero que seguimos considerando insuficiente, un simple parche que deja fuera de toda mejora una parte importante de las trabajadoras y trabajadores de nuestro colectivo.

Esta medida forma parte de un compromiso adquirido por la Administración, presupuestada por segundo año consecutivo y plasmado en un acuerdo con los sindicatos el pasado mes de enero que, además de recoger la mejora recientemente aplicada, establece una mesa de trabajo para analizar las necesidades de los centros para subir a 35 horas, mesa de trabajo que se reunió tan solo una vez desde su constitución.

Los partidos que hoy forman el gobierno de coalición (PP y C’s) en la oposición se ponían nuestras camisetas reivindicativas y denunciaban nuestra precariedad. Cuando entraron al gobierno se comprometieron a erradicar esa precariedad y poco a poco el compromiso observamos que fue menguando.

Es por ello que, no pedimos ni parches ni más soluciones a medias que perpetúan la precariedad y la situación de agravio comparativo. No queremos ser ni más ni menos que el resto de personal laboral y empleados públicos de la Administración. No lo pedimos sólo los trabajadores y trabajadoras, también los centros. Contratación a jornada completa para todo el colectivo y un monitor/a por centro.

No nos vamos a rendir y queremos hacer llegar esta petición de nuevo a todos los grupos políticos del Parlamento de Andalucía para que se posicionen y tomen las medidas necesarias que llevamos tanto tiempo reclamando. Os pedimos dos minutos de vuestro tiempo para firmar y difundir esta iniciativa. Necesitamos 500 apoyos. ¡Gracias!

ARTÍCULOS PROMOCIONADOS