Los sanitarios critican la vuelta a las consultas presenciales «sin garantías» en los centros de Salud de Andalucía

Centro de Salud. Atención primaria en Andalucía.

Centro de Salud

«Por decisión unilateral del Servicio Andaluz De Salud se retomarán las consultas presenciales de pacientes en Atención Primaria. Nos hemos enterado por la prensa, nadie nos ha pedido opinión» asegura el Sindicato Médico de Andalucía.

Carta abierta del Sindicato Médico de Andalucía por la vuelta a las consultas presenciales anunciadas por el SAS.

Hemos tenido conocimiento por la prensa que el Consejero de Salud de la Junta de Andalucía ha anunciado que a partir del próximo día 2 de marzo se volverán a atender a pacientes de manera presencial en Atención Primaria.

Como ya hemos manifestado en otras ocasiones, la organización de la asistencia sanitaria en Andalucía corresponde exclusivamente a la Consejería de Salud, pero eso no la legitima para tomar decisiones de este calado sin buscar un consenso previo o, al menos, presentar un plan de actuación a los profesionales en el que se contemplen los datos que motivan la decisión, los procedimientos propuestos y ofrezca posibilidad de presentar propuestas. Tomar decisiones como esta, que afectan a la seguridad de facultativos y pacientes y que tienen una clara repercusión en las condiciones laborales, sin contar con la opinión de los profesionales implicados, nos parece una decisión irresponsable.

Necesitamos garantías de que existe en todos los centros suficiente stock de mascarillas FFP2, batas impermeables, gafas y todos los elementos que componen los Equipos de Protección Individual y de que el abastecimiento y reparto diario a los facultativos está asegurado. No podemos empezar a atender pacientes con la única protección de una mascarilla quirúrgica y sin mamparas de protección en las consultas de los facultativos, a pesar de que estas mamparas son algo habitual en otros colectivos tanto del propio SAS como de cualquier establecimiento público o privado abierto al público.

Hay muchos centros en los que no se puede garantizar la distancia de seguridad ni dentro ni fuera de las dependencias y desconocemos si existe algún plan al respecto, qué personal será el encargado de mantener el número de personas adecuado en las salas de espera o si este aspecto se va a dejar a la improvisación de cada centro. Tampoco tenemos claro si el doble circuito que discrimina a los pacientes potencialmente contagiosos, se mantendrá en esta nueva etapa de consultas presenciales.

Tampoco compartimos que no exista un filtro médico que priorice las citas existentes, parece entenderse de las declaraciones hechas que esta decisión corresponderá al paciente, de manera que pudieran ocuparse citas por pacientes con dolencias menos prioritarias que otras. No sabemos con seguridad cómo está previsto porque no nos han presentado nada.

En estos momentos es absolutamente crucial garantizar la seguridad de los profesionales y de los pacientes y las medidas de control y el material de protección deben estar asegurados incluso en exceso porque si bien es cierto que la mayoría del personal facultativo está ya vacunado correctamente, no tenemos aún certeza científica de que no podamos ser transmisores de la infección y en consecuencia debemos utilizar la protección adecuada como se indica en los protocolos.

Desde el inicio de la pandemia en Atención Primaria no sólo no se ha dejado de tener actividad asistencial, en contra de lo que desde algunos sectores se había dicho, sino que se ha multiplicado de manera exponencial. Prueba de ello es la gran cantidad de facultativos que llevan desde entonces acabando su jornada laboral mucho más allá de su horario, que por responsabilidad y profesionalidad han optado por la atención de sus pacientes en detrimento de su tiempo de descanso.

¿Es esta la forma adecuada de organizar la asistencia sanitaria? ¿Sin contar con los profesionales ni sus representantes? Si ese es el camino en el que cree esta Administración pues allá ella, pero que nadie tenga dudas de que la única responsable de las consecuencias también será ella. Por parte del Sindicato Médico Andaluz seguiremos denunciando todas las consecuencias que se vayan a producir en el personal facultativo por falta de protección de sus profesionales.

Nos parece una decisión irresponsable y precipitada por parte del Servicio Andaluz de Salud. 

Sindicato Médico Andaluz