Los sindicatos acuerdan con la Junta de Andalucía el aumento de las horas semanales de trabajo de monitores escolares

Comedor escolar

Comedor escolar

El consejero de Educación, Javier Imbroda y los representantes de CCOO, CSIF y CGT rubrican una nueva mejora de las condiciones de 346 profesionales del colectivo, y que supondrá la inversión de más de 2 millones de euros.

La Junta de Andalucía y los representantes de los sindicatos CCOO, CSIF y CGT han firmado un acuerdo que permitirá que 346 monitores escolares aumenten las horas semanales de trabajo de su jornada laboral en los colegios públicos.

En concreto, el consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda ha explicado que se han establecido dos tramos para aumentar la jornada semanal, uno hasta 20 horas semanales y otro de jornada ordinaria de 35 horas semanales. Es decir, todos los profesionales de este colectivo tendrán una jornada ordinaria como mínimo de 20 horas.

Así, el consejero ha destacado que este acuerdo alcanzado con los representantes sindicales da respuesta a una reivindicación histórica de estos trabajadores y trabajadoras que realizan tareas de apoyo en los centros docentes públicos y que contribuyen, «sin lugar a dudas», a la mejora de la calidad del sistema educativo. Para ello, el titular de Educación y Deporte ha informado de que su departamento va a invertir más de dos millones de euros.

Igualmente, el consejero ha valorado este nuevo avance en las condiciones laborales de los monitores. «Seguimos dando pasos para acabar con la situación de precariedad e inseguridad en la que se encontraban estos trabajadores como fue mi compromiso, profesionales que son imprescindibles en los colegios«, ha afirmado. En este sentido, Imbroda ha recordado que en junio del pasado año se acordó que otros 426 monitores escolares tuvieran continuidad en sus contratos los doce meses del año a partir del 1 de julio de 2019. De esta manera, dejaron de ser fijos discontinuos y, por primera vez, no fueron despedidos en julio y agosto como ocurría hasta ese momento con la anterior administración. De esta manera, esta Consejería ha mejorado ya las condiciones laborales del 64,7% de este colectivo.

El acuerdo recoge también la creación de una mesa de trabajo para llevar a cabo, a lo largo de este año, un estudio de necesidades en los colegios para el aumento a 35 horas semanales, en función de la disponibilidad presupuestaria, del colectivo que ya disponía de 20 horas de trabajo ordinarias.

Los monitores escolares son un colectivo de 1.633 trabajadores, de los cuales 1.002 tienen contratos a jornada y año completos. De los 631 monitores con jornada parcial, 305 van a incrementar a 20 horas su jornada semanal, y el resto, 41 lo harán a 35 horas, tras la firma de este convenio.

CCOO ve el acuerdo como «un paso más» para acabar con la «precariedad»

En este sentido, CC.OO. ha valorado el resultado de dicha negociación, iniciada a principio del pasado diciembre, que ha dado como resultado la firma de este acuerdo que viene a mejorar las condiciones de trabajo de las monitoras escolares a tiempo parcial, y lo considera un avance hacia la contratación a jornada completa.

Según el sindicato, el acuerdo reconoce que aquellas trabajadoras con contratos de 8, 12, o 16 horas semanales pasarán a estar contratadas a 20 horas semanales, mientras que aquellas con contratos de 23, 25 o 28 horas pasarán a tener una jornada semanal de 35 horas. De esta medida, CC.OO. destaca que afecta a un total de 345 trabajadoras y se benefician 596 centros escolares.

En referencia de la negociación, el Secretario General de CC.OO. de Enseñanza de Andalucía, Diego Molina, indica que “este acuerdo es resultado de la movilización continuada de las monitoras escolares (la última de ellas el 26 de octubre, ante la sede de la presidencia de la Junta de Andalucía), que no han cesado en su lucha contra la precariedad de sus empleos, y que en todo este tiempo han tenido a su lado a Comisiones Obreras”.

Además, para Molina, “el acuerdo supone una nueva fase para acabar con la precariedad en la contratación del colectivo de monitoras escolares y considera que la Consejería de Educación debe mantener esta actitud para normalizar la duración de sus jornadas de trabajo respecto a la de cualquier otra empleada o empleado público, ya que están desarrollando un trabajo similar en la gestión de los centros, sus enseñanzas y sus servicios, apoyo a equipos directivos y profesorado o bibliotecas escolares, entre otros”.

En este sentido, el sindicato reseña que “el monitor o monitora escolar es un valor añadido de la escuela pública, una figura multidisciplinar que constituye un puente entre las familias y los colegios (sus equipos directivos, su profesorado o sus servicios), la primera línea con que se encuentran en los centros escolares. Por ello, es una figura necesaria e imprescindible en los colegios públicos y así lo demandan sus equipos directivos”.

“No obstante, es una necesidad de la escuela pública -en beneficio de su calidad-, llegar al objetivo de la jornada de 35 horas semanales de todas las monitoras escolares, para lo cual CC.OO., como sindicato mayoritario del personal laboral de los centros y servicios educativos de la Consejería de Educación, va a seguir poniendo todo su empeño”, finaliza Molina.