¿Por qué la Manzanilla se ha convertido en la reina de las mesas andaluzas?

¿Por qué la Manzanilla se ha convertido en la reina de las mesas andaluzas?

Conozcamos un poco más un vino único y singular que solo nace en un lugar del mundo

En el mes de abril, Andalucía nos traía las ferias populares, comenzando con la feria de Mairena del Alcor y a continuación con Sevilla, Jerez, Málaga, Huelva…. Por un gran número de ciudades y pueblos van transcurriendo estas ferias y hay un vino que desde finales del siglo xx es el rey de todas las ferias “La Manzanilla” de Sanlúcar de Barrameda

Manzanilla de Sanlucar

Se trata de vinos procedentes de mostos de la variedad palomino, procedentes de las zonas productoras amparadas por la Denominación de Origen Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda, obtenidos mediante presiones suaves y sometidos a fermentación completa.

Posteriormente es encabezado a 15% vol. para propiciar la crianza biológica (envejecido bajo una capa de levaduras llamada velo de flor), que debe de llevarse a cabo íntegramente en bodegas situadas en Sanlúcar de Barrameda. Las especialísimas condiciones microclimáticas de esta ciudad, situada en la desembocadura del río Guadalquivir, propician el desarrollo de un velo de flor con características muy peculiares. Como consecuencia de ello, los vinos de crianza biológica obtenidos en Sanlúcar tienen características organolépticas especiales y diferenciadas de los del resto del Marco. 

Un vino pálido, de un brillante color amarillo pajizo. De aroma punzante y delicado en el que destacan notas florales que recuerdan a la camomila, recuerdos almendrados y aromas de panadería. Al paladar es seco, fresco y delicado; con un paso de boca ligero y suave, a pesar de su final seco. Presenta una ligera acidez que produce una agradable sensación de frescor y un regusto persistente y ligeramente amargo.

En ocasiones, las manzanillas son sometidas a períodos de crianza excepcionalmente prolongados, en los que la flor llega a debilitarse ligeramente, provocando un pequeño nivel de oxidación y una mayor complejidad; surgen así las «Manzanillas Pasadas«. Son vinos con más estructura, pero con todo el carácter punzante e intenso que aporta la crianza biológica.

En la actualidad a causa de la pandemia no podremos vivir nuestras ferias populares en los recintos feriales, lo cual no quita que podamos vivir en casa nuestra propia feria, con nuestros convivientes de manera especial y con cariño. Os propongo ayudar con la circularidad de la economía comprando pescado fresco para freírlo nosotros mismo o comprar el pescado ya frito en nuestra freiduría más cercana, un poco de jamón y queso, prepara una buena tortilla de patatas, pimientos fritos, salmorejo, gazpacho, aceitunas, croquetas de puchero, arroz o guiso típico de nuestra zona, siempre dentro de nuestras posibilidades económicas. Una sinfonía de posibilidades para nuestras mesas andaluzas para no olvidar que pronto volveremos a vivir nuestras ferias en la calle y rodeados de amigos y vecinos. 

Y para esas mesas qué mejor que una Manzanilla de Sanlúcar de Barrameda, por ello os dejo algunas buenas opciones de Manzanillas menos conocidas para comprar y disfrutarlas en casa.

 

La Riva Manzanilla Fina Miraflores Baja M. Ant. de La Riva

Es una marca recuperada por los enólogos Willy Pérez y Ramiro Ibañez.

La Riva “Manzanilla Miraflores Baja”, es un vino de gama almacenista procedente de una sola solera exclusiva de1/12 toneles de Manzanilla situados en la antigua bodega almacenista de Luis del Río. Esta manzanilla es rociada principalmente con uva de la Finca Casilla Verde en el costero pago sanluqueño de Miraflores Baja y en menor medida de algunas viñas colindantes. La Riva “Manzanilla Fina Miraflores Baja” se presenta con una vejez media comprendida entre los 3-3’5 años mediante envejecimiento dinámico de criaderas y soleras. Mostrando el estilo clásico de hidrocarburos, petróleo y bajamar del pago de Miraflores Baja.

Viticultura: La viña Casilla Verde está situada a unos 7 kilómetros de la costa atlántica, en el pago de Miraflores Baja. Se asienta sobre suelos de albarizas de lustrillos, lentejuelas y albariza parda.

 

Manzanilla «Viva la Pepa»

Sanlúcar es tierra, puerto y mar; sal y vientos; río Guadalquivir…; viñedos, bodegas, y sobre todo… Manzanilla. Sanlúcar es sinónimo de vino, de aromas punzantes a mosto de agosto a septiembre que inundan toda la ciudad. La Manzanilla Viva la Pepa es el fiel reflejo de tanta excelencia reunida.

Esta manzanilla es ideal para los que se quieren iniciar en los vinos de Jerez, ya que es suave y delicada.

 

Valdespino Manzanilla La Señorita

Señorita es una Manzanilla joven elaborada por el tradicional sistema de Solera y Criadera. Su crianza tiene lugar bajo velo de flor en botas de roble americano en la bodega de la Carretera de Jerez propiedad de Valdespino. Voluptuosa y fresca, con aromas salinos y final de avellanas tostadas, una manzanilla para enamorarse con una relación calidad-precio escandalosa.

 

Manzanilla San León 50 CL

La manzanilla de las soleras fundacionales de 1822. Hoy es el buque insignia de la bodega, con una crianza bajo velo de flor de unos seis años. Evoca la cercanía al mar y es intensa, punzante, fresca y con matices yodados. Mineral, compleja y delicada. No te la puedes perder. Menos aún después de que el certamen International Wine Challenge la considerase de las mejores manzanillas y le otorgase una medalla de oro.

 

Manzanilla Barbiana

Procede de las soleras que llegaron a Delgado Zuleta con la fusión con la bodega Rodríguez La Cave. Un generoso que se ha elaborado siguiendo la tradición sanluqueña con una crianza biológica media de 4 años. Destacan los aromas de almendras y cítricos y su boca seca, sabrosa y suave

 

Manzanilla Barbadillo en Rama Nave Trinidad

Manzanilla de nueva creación de la histórica casa sanluqueña Barbadillo que se presenta con una imagen muy atractiva y en formato de 37,5 cl. Nació de una idea compartida por crear una Manzanilla en rama de alta calidad pero que a la vez fuera comprensible por todos los consumidores, sin necesidad de caer en la complejidad y exigencia de otras propuestas de la misma bodega. Se ha elaborado en una nueva solera ubicada en la Nave Trinidad de la bodega El Toro, la misma que compró Benigno Barbadillo en 1821 para comenzar su aventura vinatera. Un generoso amable, fresco y divertido con una nariz intensa y cierto peso en boca que promete dar mucho que hablar.

Propuestas de Manzanillas diferentes y en ocasiones menos conocidas para tiempos diferentes. 

ARTÍCULOS PROMOCIONADOS