FAKALI: «En Andalucía son necesarias políticas con gitanos y no sólo políticas para gitanos”

Fakali en el Parlamento de Andalucía

Fakali en el Parlamento de Andalucía

@AhoraNoticiasEs

La Federación de Asociaciones de Mujeres Gitanas FAKALI ha hecho en el Parlamento de Andalucía una amplia exposición de los problemas y retos a los que se enfrenta el Pueblo Gitano en estos tiempos de crisis sanitaria que ha desembocado en una profunda crisis económica y social.

María Filigrana, una de las integrantes de la directiva de la Federación de Asociaciones de Mujeres Gitanas FAKALI, ha pedido en el Parlamento de Andalucía que “ya son necesarias políticas con gitanos y no sólo políticas para gitanos”.

En ese aspecto, desde FAKALI se ha hecho especial hincapié en la necesidad de ampliar la cobertura social básica para ayudar a las familias que se encuentran en una situación dramática debido a la pandemia; tomar medidas para paliar la brecha digital que sufren muchos alumnos y alumnas ante el cierre de los colegios, y la dificultad que ello representa para su formación académica; implementar cauces que sirvan para mejorar la habitabilidad de barrios en los que existe un alto porcentaje de población gitana; o la creación de atenciones específicas necesarias para proteger a las mujeres gitanas en estos entornos desfavorecidos, debido a la intersección de factores de vulnerabilidad como es el género, la pobreza y la pertenencia a un grupo minoritario.

La situación de la venta ambulante, que requiere de medidas ambiciosas muy específicas para evitar su desaparición, ha ocupado un espacio muy importante durante la intervención de la representante de FAKALI. Se ha solicitado expresamente la ampliación y mejora de las prestaciones para los y las profesionales autónomos que se dedican a esta actividad, y tener en cuenta las especiales características de la misma para permitir su reapertura con todas las garantías sanitarias posibles.

Asimismo, se ha realizado una relevante mención a la situación de los promotores y artistas flamencos, que necesitan también del apoyo de las administraciones, especialmente de la Junta de Andalucía, que deben defender con ahínco a quienes cultivan una de las señas de identidad más importantes de nuestra tierra.

Por último, desde FAKALI se ha hecho una apelación directa a los y las representantes de los grupos parlamentarios andaluces para que tomen, dentro de sus competencias, todas las medidas necesarias para luchar contra el antigitanismo, que ha aumentado de manera exponencial durante el estado de alarma, de manera muy elocuente en las redes sociales.

“Se nos ha acusado de propagar el virus del COVID-19, y de no respetar las normas del confinamiento”, ha sostenido María Filigrana, para quien la persecución de los delitos de odio, la protección a las víctimas, así como la educación de nuestra sociedad en el respeto por la dignidad de las personas gitanas, tiene que estar incluida en los planes de reconstrucción social.

La representante de FAKALI ha advertido que “la pasividad de las instituciones y de los gobiernos ante estas actitudes incívicas y racistas será cómplice de un conflicto social innecesario que como todos sabemos encuentra su mejor caldo de cultivo en crisis como la que estamos viviendo, donde la búsqueda de un chivo expiatorio y de un culpable activa el odio de toda la sociedad”.

Filigrana ha señalado que «la reconstrucción de nuestra autonomía, ahora más que nunca, tiene que ser diagnosticada y abordada a través de un estudio de su economía cotidiana, de la realidad de sus gentes, de la dignidad de sus trabajadores y de la fortaleza de su estructura social».

“La pobreza de nuestra gente es global, es trasversal y se refleja en todos los ámbitos de sus vidas, y no se trata de casualidad, porque los gitanos y las gitanas no llevamos la pobreza en el ADN, no es algo biológico o cultural, el denominador común que pone sistemáticamente a las personas gitanas en el disparadero de la pobreza, se llama antigitanismo”, ha mantenido.

En este sentido, María Filigrana ha exhortado a los grupos parlamentarios a que desarrollen planes que ayuden a salvar a una generación, ya que la pobreza “no es una costumbre gitana, sino una decisión política”.

Asimismo, ha hecho énfasis en la necesidad de incluir al Pueblo Gitano en las medidas de reconstrucción social, económica y política que se aprueben en sede parlamentaria, promoviendo normativas que tengan en cuenta la especificidad de la población gitana y contribuyan a hacerla más visible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *