¿Qué hace la Junta para proteger a los menores no acompañados de Andalucía del ataque de VOX? Abogacía del Estado y ONG’s piden que se investigue por delitos de odio

La denuncia se produce por los actos de Vox en Sevilla, Barcelona y Madrid ante centros de menores antes de las elecciones

La Abogacía del Estado y organizaciones dedicadas a la infancia como Unicef, Save the Children, Fundación Raíces y la Plataforma de Infancia han instado este a la Fiscalía General del Estado y al Defensor del Pueblo a que investiguen posibles delitos de odio contra los niños y niñas que llegan solos a España, principalmente por las costas de Andalucía.

Unicef, Save the Children, Fundación Raíces, la Plataforma de Infancia y el Consejo General de la Abogacía Española se han dirigido a estas dos instituciones para mostrarles “su profunda preocupación acerca del fenómeno de estigmatización creciente en torno a los menas.

“Se ha criminalizado a estos niños, niñas y adolescentes a nivel social y político, a través de discursos que les tratan, de manera colectiva, como una amenaza social y un problema de orden público, relacionándolos directamente con la comisión de delitos y de actos violentos” se lamentan desde estas entidades.

La presidenta de VOX  en la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, y el líder de  Vox  en Andalucía, Francisco Serrano, se manifestaron en Sevilla, en El Barrio de la Macarena, contra la inmigración ilegal frente a un centro de menores. Monasterio negó que dicho acto contribuyese a generar odio y reivindicó que desde su partido se defiende al español de a pie «que tiene derecho a caminar por su barrio sin temor a ser atracado o asaltado por una manada de menas«.

Los propios vecinos de este barrio sevillano negaron que estos niños estuviesen alterando la conciencia del barrio e incluso algunos recriminaron a la líder de VOX en Madrid que “mienta para criminalizar a quienes vienen buscando un futuro mejor”.

Estos discursos, según dicen, «ponen en grave peligro la integridad física, psíquica y moral de los niños y niñas, en la medida en que pueden contribuir a que se desencadenen actos xenófobos o de odio», como los que, según los testimonios que han llegado a Fundación Raíces, han ocurrido en las últimas semanas y han sido puestos en conocimiento de la Fiscalía para su investigación.

Igualmente, debe recordarse que el artículo 4 de la Ley Orgánica de Protección del Menor proclama la protección del derecho al honor y la inviolabilidad del domicilio de los menores, y prevé expresamente la intervención inmediata del Ministerio Fiscal para impedir y exigir la reparación de cualquier intromisión ilegítima en la intimidad, honra o reputación de los menores que se produzca a través de los medios de comunicación.

Este tipo de actos, declaraciones y discursos ponen en grave peligro su integridad física, psíquica y moral, en la medida en que pueden contribuir a que se desencadenen actos xenófobos o de odio contra estos niños y niñas, como de hecho estamos viendo en el barrio madrileño de Hortaleza, en los Centros de Primera Acogida de Hortaleza e Isabel Clara Eugenia.

Fundación Raíces, organización que desde 1996 atiende a niños, niñas y jóvenes que llegan solos y solas a España, ha recibido testimonios de varios niños residentes en el Centro de Primera Acogida de Menores de Hortaleza y de un joven extutelado que vive en el parque colindante con el centro, todos de origen marroquí, que recientemente han sufrido agresiones de diversa índole (palizas con remos, patadas, puñetazos e incluso un “hachazo” en la cabeza, además de amenazas constantes de muerte, insultos racistas, etc.), al parecer todas ellas realizadas por grupos de personas, en la mayoría hombres de nacionalidad española, que se organizan a través de las redes sociales y que durante las agresiones dirigen insultos racistas y xenófobos hacia sus víctimas. Además, en la madrugada de los días 27 y 28 de octubre un grupo de personas (unas 18 la primera noche, y más de 30 la segunda) asaltó el Centro de Primera Acogida de Hortaleza portando machetes, cuchillos y porras con el objetivo de atacar a todos los niños extranjeros que se encontraban dentro. Todos estos hechos han sido puestos en conocimiento de la Fiscalía Provincial de Madrid, de la sección de Delitos de Odio de la misma, de la Unidad de la Gestión de la Diversidad de la Policía Municipal de Madrid, de la Dirección General de Infancia, Familias y Natalidad de la Comunidad de Madrid y del Defensor del Pueblo.

De lo anterior se deriva la posible existencia de hechos que podrían ser constitutivos de los delitos tipificados en el Código Penal, en los artículos 170.1 y 173.1, referidos a las amenazas y a los tratos degradantes y menoscabo de la integridad moral, en relación con las agravantes previstas en los apartados 2 y 4 del artículo 22, así como en los artículos 510 y 510 bis, referidos a los delitos de incitación al odio.

Resulta necesario y urgente que las instituciones competentes investigue estos graves hechos, tome las medidas oportunas para prevenir la proliferación de este tipo de discursos de odio, de carácter claramente xenófobo, y la propagación de bulos contra estos niños y niñas, exigiendo seriedad y rigor en el tratamiento de este tema, y en especial, adopte medidas urgentes para proteger la integridad y la vida de estos niños y niñas, que, ahora más que nunca, se encuentran en grave peligro.