Radiografía del servicio doméstico en Andalucía: un sector altamente feminizado y precario

Servicio doméstico

El IAM lanza la guía informativa ‘Cuidando tanto por tan poco’ sobre la situación de las trabajadoras del hogar

El Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) ha publicado, en la antesala de la conmemoración del Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, que se conmemora el 30 de marzo, la guía informativa ‘Cuidando tanto por tan poco‘ sobre la situación de un sector con una alta tasa de feminización, precariedad y pobreza. A este respecto, el documento recoge que el número de afiliaciones al Sistema especial de empleados y empleadas del hogar alcanzó en 2020 en Andalucía las 51.164 personas, de las cuales 51.115 eran mujeres (el 99,90% del total) y 49 hombres, según los datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. A ello se suma la precariedad y la pobreza, ya que el promedio de jornadas parciales de esta actividad multiplica por cuatro al conjunto del mercado laboral en España, lo que supone que  una de cada tres trabajadoras vivan en hogares que están por debajo del umbral de la pobreza.

En la guía, en formato PDF y que se puede descargar en la página web del Instituto Andaluz de la Mujer, se realiza un recorrido por el marco normativo y conceptual, así como una contextualización que permitirá entender la importancia de este día de reivindicación, especialmente tras una crisis sanitaria, social y económica derivada por la progresión del COVID-19 que ha puesto en el foco la relevancia de los cuidados. Del mismo modo, se ofrecen recursos de interés, datos estadísticos desde una perspectiva nacional y andaluza así como artículos sobre la materia.

Los principales datos estadísticos que aporta el documento hacen referencia a la feminización y la precariedad del sector. Así, una de las cifras más llamativas tiene que ver con la altísima presencia de mujeres en el sector: el 99,90% de las personas afiliadas en Andalucía el pasado año al Sistema especial de empleados y empleadas del Hogar eran mujeres, según el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Sin embargo, la última Encuesta de Población Activa recoge que el número de personas ocupadas durante 2020 en la comunidad autónoma en actividades del hogar como personal doméstico ascendió a 80.500, 10.200 hombres y 70.300 mujeres (87,33% del total de ocupación de este colectivo).

La consejera ha apuntado en que «estos datos ponen de manifiesto que esta actividad, tanto en España como en Andalucía, se encuadra en un mercado laboral irregular, que acentúa la precariedad de este colectivo, tan altamente feminizado, excluyendo a las mujeres empleadas del hogar de protección social no solo durante su vida laboral activa sino también tras su jubilación».

A este respecto, el informe de UGT ‘Trabajo doméstico y de cuidados para empleadores particulares’ de 2019 advierte de que las personas afiliadas al Sistema Especial de Empleados y Empleadas del Hogar, la inmensa mayoría mujeres, cobran una media de 511 euros frente a los 911 euros del régimen general. De esta forma, el 64,9% de las pensiones de jubilación de este sistema precisan de complementos a mínimos, que llega a suponer el 32% del total del importe de la pensión.

Otro de los datos más relevantes incide en la temporalidad y precariedad del sector. Según el estudio publicado por Oxfam Intermón en colaboración con el Laboratorio de Derecho Social del Instituto Universitario de Estudios de Género de la Universidad Carlos III, la temporalidad media ronda en toda España el 25% frente al 33% del sector doméstico mientras que el promedio de jornadas parciales de esta actividad multiplica por cuatro al conjunto del mercado laboral español: el 62,2% frente al 15%.

Todos estos indicadores de precariedad laboral tienen consecuencias sobre la renta de las trabajadoras domésticas. Intermón Oxfam concluye que más de 1 de cada 3 trabajadoras del hogar (el 34,4%) viven en hogares que están por debajo del umbral de la pobreza. Comparadas con el resto de la población asalariada, duplican los retrasos en el pago del alquiler o la hipoteca. Una aportación económica que no es acorde a la realidad de este sector, ya que la inmensa mayoría no cotiza todas las horas que hace. Dicho informe asegura que si el empleo del hogar en España estuviera plenamente remunerado, equivaldría al 2,8% del Producto Interior Bruto (PIB).

En la guía también se aborda la situación de las mujeres migrantes. La representatividad de las mujeres extranjeras en este régimen es del 29,99%, muy superior al 7,49% del total de mujeres afiliadas en la Seguridad Social. Precisamente, el único régimen en el que la afiliación femenina extranjera supera a la masculina es el del hogar: el 92,70% de las personas extranjeras afiliadas son mujeres. La Organización Mundial del Trabajo (OIT) asegura que la creciente demanda de servicio doméstico para hogares es considerada como una de las principales causas de la feminización de la migración laboral que ha venido apreciándose en las últimas décadas en todo el mundo.

Historia de la efemérides

El año 1988 se proclamó el 30 de marzo como el Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, a través del primer gran Congreso de Trabajadoras del Hogar, celebrado en Bogotá (Colombia). En este Congreso se puso de manifiesto la gran discriminación que sufre este colectivo. La Organización Internacional del Trabajo, como organismo especializado de las Naciones Unidas que se ocupa de los asuntos relativos al trabajo y las relaciones laborales, se hizo eco de las reivindicaciones del movimiento y la sociedad civil organizada, derivando en la aprobación del Convenio 189 sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos (2011), un documento referente que hasta la fecha han firmado 29 países. España no lo ha ratificado aún.

La guía se puede descargar en este enlace.