UGT denuncia «la actitud pasiva de la Junta» ante el deterioro industrial de Andalucía

Industria

UGT Andalucía asegura que los datos de la industria en octubre resultan ser tremendamente negativos y dan al traste con la tendencia a la mejoría que se venía dando en los últimos cuatro meses. El retroceso experimentado por Andalucía (-13,8%) es casi 8 puntos superior al descenso medio registrado para el conjunto del Estado (-6,1%).

UGT ha reprochado a la Junta de Andalucía la «dejadez» en política industrial tras caer la producción en octubre. Según las cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el Índice de Producción Industrial de Andalucía (95,8), ha pasado a situarse casi 12 puntos por debajo del valor medio del Estado (107,6), incrementando en cinco puntos la brecha entre ambos y situándonos, aún más lejos si cabe, de las regiones con los índices más elevados: la Comunidad Foral de Navarra (114,6) y Cantabria (114,5).

A su vez, si comparamos la tasa de variación interanual andaluza (-13,8%) en este décimo mes del año, en lo que a producción industrial se refiere, podemos observar como la distancia con respecto a la media estatal (-6,1%), se ha visto incrementada de manera desmesurada por lo que empeora, en gran medida, la situación relativa de nuestro sector en el conjunto del Estado y profundiza en la histórica brecha que separa el desarrollo industrial andaluz del acontecido en las CCAA del norte de la península.

Además, en términos generales, solo 2CCAA han registrado interanuales más negativas que las de Andalucía: la Comunidad Foral de Navarra (-20,3%) e Illes Balears (-19,2%), mientras que en La Rioja (-13,8%) se ha producido un descenso de su producción industrial similar al de Andalucía. En sentido opuesto, solo 3 regiones han visto incrementada su producción industrial con respecto a la lograda en octubre del pasado año: Extremadura (26,2%) y, en bastante menor medida, Aragón (5,1%) y Castilla y León (1,3%).

Desde UGT denuncian que «mientras la industria andaluza se desmantela, el Ejecutivo de San Telmo mira para otro lado en una dejación de funciones que está condenando a nuestra industria y a sus trabajadores. El hecho de contar con un modelo productivo sustentado en actividades de muy reducido valor añadido provoca que estemos condenados a padecer, en mayor medida, los efectos de las crisis económicas».

A su vez, subrayan que «esta menor presencia de la industria en nuestra tierra también conlleva que el propio sector se vea más afectado por la situación actual por la que atraviesa el conjunto de la economía mundial, de lo que lo hacen otras regiones con mayor presencia industrial. En este sentido, podemos comprobar cómo, en lo que llevamos de año, nuestra producción industrial ha retrocedido más de 13 puntos, un 13,2%, afianzándonos entre las regiones con retrocesos de la industria más pronunciados y sensiblemente superiores a los de la media estatal (-10,9%)».

El sindicato también deja claro que «una buena manera de comprobar la intensidad que la crisis actual está teniendo sobre la industria andaluza la podemos realizar analizando como, durante los diez primeros meses del año pasado, la industria andaluza veía incrementada su producción a un ritmo del 2,5%, es decir una tasa casi 16 puntos superior a la obtenida entre enero y octubre de este año (-13,2%). En este mismo sentido, si lo comparamos con lo acontecido a estas alturas de 2018, año que también fue negativo y que registró un descenso de nuestra producción industrial del 2,1%, el desplome de este año resulta ser más de 11 puntos mayor que el del mismo periodo de hace dos años«.

Por ello, reclaman que «la industria andaluza necesita, con urgencia, un importante paquete de medidas dirigidas a asegurar la viabilidad de nuestras empresas, sobre todo de nuestras pymes industriales, y a salvaguardar los puestos de trabajo que el sector secundario genera en nuestra Comunidad Autónoma. Desgraciadamente, los Presupuestos andaluces para el próximo ejercicio económico no parece que vayan a contener una apuesta similar a la que hacen los Presupuestos Generales del Estado para implantar el necesario cambio de modelo productivo«.

Para finalizar, desde UGT Andalucía reiteran la dejación de funciones de la Junta de Andalucía en materia de política industrial, «incapaz de diseñar, ni intentar implantar las medidas por las que clama nuestro sector y, menos aún, hacerlo mediante el Diálogo Social, única forma de asegurar un mayor porcentaje de posibilidades de éxito para las mismas. La industria genera empleo de calidad y es, por tanto, la que debe encabezar la erradicación de la precariedad laboral que impera en Andalucía». «Nuestro Sindicato no va a permitir el desmantelamiento de la industria andaluza y llevará a cabo cuantas movilizaciones sindicales sean necesarias para salvaguardar los puestos de trabajo y los derechos de los trabajadores del sector industrial andaluz», han destacado.