Un nuevo protocolo del SAS «genera caos» en los Centros de Salud de Andalucía y «colapsa» los Servicios de Atención al Usuario y Enfermería

Enfermera

Enfermera

El sindicato UGT culpa al Servicio Andaluz de Salud de tener la «gran idea» de establecer a los profesionales de estos servicios unos circuitos de atención que aumenta la sobrecarga de trabajo en el personal Administrativo y responsabilidades que no son suyas, como es la de valorar si esa necesidad de atención inmediata necesita ser visto por otro profesional sanitario o no.

El sindicato UGT en Andalucía ha señalado que «a la más que delicada situación que presentan nuestros Centros de Atención Primaria, debido a la mala gestión de la pandemia, ahora nuestros profesionales de los Servicios de Atención al Usuario y Enfermeras/os se tienen que enfrentar a la gran idea del SAS de establecer unos circuitos de atención a determinadas patologías que implica directamente a estos dos colectivos».

Según informa UGT, el procedimiento en cuestión consiste en que cualquier persona que acuda a un Centro de Salud por un “problema o necesidad de salud” será atendido por el personal de administración que deberá derivarlo a la “Consulta de Acogida” para ser visto por la Enfermera/o, “salvo urgencia vital o muy grave”.

Desde la Federación de Empleados y Empleadas de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT Andalucía denuncian que, «en primer lugar, aumenta la sobrecarga de trabajo en el personal Administrativo y responsabilidades que no son suyas, como es la de valorar si esa necesidad de atención inmediata necesita ser visto por otro profesional sanitario o no. Y en segundo lugar, obliga al personal de enfermería a que realice un diagnóstico clínico, aplique tratamiento y valore si la atención al usuario se queda en esa consulta o debe derivarlo al personal médico para su resolución”.

Las cuestiones que deben de resolver son “18 protocolos de entidades clínicas” como son: ansiedad, dolor lumbar, diarrea, afta oral, reacciones alérgicas, traumatismos…

«Todo ello, está generando dudas sobre la cobertura legal entre los/as profesionales, sin tener en cuenta la formación del distinto personal implicado y que va a asumir más responsabilidades, contribuyendo a generar más caos y malestar entre los/as profesionales de Atención Primaria. En definitiva, se aumenta la responsabilidad y el trabajo sin tener más recursos ni materiales ni humanos», concluyen.