UPA alerta de que los recortes en la PAC supondrán 1.060 millones menos para Andalucía

Ursula Von Der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.

@AhoraNoticiasEs

La organización agraria tilda de “injusta e insolidaria” la propuesta de presupuesto para el Marco Financiero 2021-2027, que reduce de manera importante la dotación de la PAC para Andalucía; con mayores exigencias y restricciones, consideran necesario más presupuesto para un sector que ya arrastra graves pérdidas a cuenta de los bajos precios, la especulación y los efectos de la crisis sanitaria.

De la actual crisis sanitaria, uno de los puntos clave que hemos podido extraer y recordar como sociedad, es la trascendencia y prioridad de los sectores agrario y ganadero, así como la importancia de que nuestro país ostente una soberanía alimentaria que posibilite poner a disposición de la ciudadanía alimentos seguros, sanos, de calidad y a precios asequibles, con gran independencia de otros países y mercados externos.

Con estas premisas tan claras e indiscutibles, no solo para España, también para el conjunto de la UE, desde UPA Andalucía denuncian que “no alcanzamos a entender cómo la Comisión Europea es capaz de presentar una propuesta para el Marco Financiero 2021-2027 tan exigente y, al mismo tiempo tan poco ambiciosa en cuanto a presupuesto para la Política Agraria Común, pues contempla importantes recortes”, ha señalado Miguel Cobos, secretario general de la organización agraria.

Dicho marco incluye un plan de recuperación de la economía europea tras la crisis por COVID-19, del que España será la segunda beneficiaria detrás de Italia, pero también determina, entre otras cosas, el presupuesto que se destinará a la PAC, también llamado Fondo para una Transición Justa, donde la dotación no es tan halagüeña y sufrirá serios recortes.

Como se ha hecho público, la CE propone recortar la PAC, reduciendo el monto para el primer pilar de ayudas directas y medidas de mercado en un 9,6%; eso suponen unos 134 millones de euros anuales menos para Andalucía. En el caso del segundo pilar, dedicado al desarrollo rural, la disminución sería del 6,7%, lo que se traduce en la supresión de 20 millones de euros a nuestra región cada año. Teniendo en cuenta que esta nueva PAC comprende un periodo de siete años, en total serán unos 1.060 millones de euros que dejarán de percibir los agricultores y ganaderos andaluces.

Como ya adelantaba Cobos, «lo realmente curioso es que esos recortes tan importantes van acompañados de multitud de exigencias y restricciones a las que deben ajustarse los profesionales del campo». Sin ir más lejos, la estrategia “De la granja a la mesa” que ha lanzado la Comisión Europea, implica la eliminación de muchos productos fitosanitarios sin ofrecer otras alternativas, así como la reducción del uso de fertilizantes para los cultivos, y de antibióticos en la ganadería, según la unión agraria.

Desde UPA Andalucía son partidarios de llevar a cabo este tipo de políticas encaminadas a la consecución de una alimentación cada vez más saludable y sostenible en todo el continente. “Pero consideramos que es totalmente injusto e insolidario que se nos exija cumplir más requisitos y suprimir la utilización de muchos productos de sanidad vegetal y animal sin ofrecer otras opciones y haciendo grandes recortes presupuestarios. Eso incrementará los costes productivos y reducirá nuestra competitividad”, han argumentado desde la organización agraria.

El sector agrario lleva mucho tiempo soportando una grave crisis de bajos precios que no permite a los agricultores y ganaderos cubrir unos costes de producción que, en los últimos años, no han dejado de aumentar. Pero, aunque la modificada Ley de Cadena Alimentaria ya obliga a referenciar dichos costes productivos en los precios de los contratos entre productores y distribución, no terminan de aplicarse, ni sancionarse su incumplimiento; consecuentemente, se siguen registrando movimientos abusivos y especulativos. Por si fuera poco, la crisis sanitaria ha agravado la situación del sector, con graves pérdidas para todos los subsectores agrarios debido al cierre del canal Horeca, y las restricciones en materia de movilidad, transporte y fronteras.

Por tanto, “los problemas que ya arrastra el sector agrario, unidos a las nuevas exigencias europeas y a unos recortes presupuestarios tan fuertes, supondrán la puntilla definitiva para los agricultores y ganaderos andaluces. Si realmente queremos seguir construyendo un sistema productivo agrario fuerte, y cada vez más sostenible y saludable, e independiente a nivel europeo, las reducciones en el presupuesto para la PAC son intolerables, lo que necesitamos es todo lo contrario, un aumento”, ha concluido el secretario de UPA Andalucía.